Ayuntamiento de Alcalá la Real apunta al terremoto, agua y viento como causa del desprendimiento de roca de 15 toneladas

Técnicos municipales "supervisan milimétricamente" la cornisa de la que se ha desgajado


ALCALÁ LA REAL (JAÉN), 24 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Alcalá la Real (Jaén) apunta a la suma de los efectos del terremoto del pasado 10 de enero, con epicentro en Frailes, y los del agua y el viento que se vienen registrando en los últimos días como "causa" del desprendimiento de una roca de 15 toneladas de una ladera que ha provocado daños materiales.

Así lo ha señalado a Europa Press la alcaldesa del municipio, Elena Víboras, quien al igual que "todo el personal técnico municipal" se ha desplazado hasta el lugar, la piscina de una vivienda unifamiliar en la calle Moreas de Gamboa, donde ha caído la piedra, que tiene un peso mayor del indicado en un principio.

Según ha explicado, la roca se ha desgajado de una "cornisa" con elementos "prominentes" situada "justo en el lado contrario de la Fortaleza de La Mota" y ha rodado falda abajo hasta romper el muro de contención de la citada parcela. Finalmente, se ha detenido en la piscina, a pocos metros de la casa en la que en ese momento, sobre las 7,45 horas, se encontraba el matrimonio dueño del inmueble y sus dos hijos.

"Afortunadamente, se frenó con el muro y acabó en la piscina sin originar daños personales, aunque sí materiales", ha destacado Víboras sobre un suceso que ha supuesto "un gran susto" para la familia, aunque ahora "está más tranquila".

Con respecto a las causas del desprendimiento, ha apuntado al terremoto del pasado día 10 con epicentro en la localidad jiennense de Frailes y sentido en buena parte de la provincia, así como en zonas de Granada, Córdoba y Málaga. Según ha recordado, el seísmo "pegó un cimbronazo muy importante" en Alcalá la real y a ello se han sumado los "efectos de la lluvia y viento intensos" de las jornadas posteriores, elementos que también han tenido consecuencias en un aparcamiento cercano a La Mota.

Así las cosas, los técnicos del Ayuntamiento están "supervisando milimétricamente" el tajo del que se ha desgajado la piedra, donde quedan otras salientes que dan a la calle. En este sentido y aunque "parece ser que no hay peligro y todo está controlado", se ha optado "por prevención" por realizar un agujero en el que una roca quedara encajonada sin llegar a la zona habitada en caso de desprendimiento.

Por otro lado y sobre los trabajos para retirar la piedra de 15 toneladas que permanece en la piscina de la vivienda afectada, la alcaldesa alcalaína ha comentado que "habrá que romperla en varias partes para sacar los trozos con una grúa".