Ayudas por daños producidos en Castilla y León por lobos y perros asilvestrados al ganado

ASAJA informa de que ya se ha publicado la Orden que convoca las ayudas destinadas a paliar los daños producidos en Castilla y León por lobos y perros asilvestrados al ganado, incluyendo el lucro cesante y los daños indirectos cuando se trate de ataques de lobos.

 

Se asigna un presupuesto de 180.000 euros para los daños producidos por el lobo en los siguientes periodos:

 

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2016 en la zona al norte del río Duero.

 

Entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 2016 en la zona al sur del río Duero.

 

Las solicitudes se presentarán en el plazo de un mes desde la fecha en que ocurrió el siniestro. En el caso de los siniestros que hayan tenido lugar entre el 1 de enero de 2016 y la fecha de publicación de la presente orden las solicitudes se presentarán en el plazo de un mes desde el día siguiente al de la publicación de la presente orden, salvo que ya lo hubieran presentado con anterioridad.

 

Quienes hubieran presentado su solicitud desde el 31 de mayo hasta la entrada en vigor de esta orden, deberán proceder a su subsanación.

 

Debido a que el número de ataques de lobo al ganado se está incrementando y son cuantiosas las pérdidas para los ganaderos, la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila insiste en la necesidad de autorizar de forma inmediata un nuevo control poblacional en la provincia ya que, pese al control poblacional que se ejecutó a principios de este año, los lobos siguen ejerciendo una presión asfixiante a la cabaña ganadera, con ataques diarios en diferentes municipios y generando importantes pérdidas a un sector que se encuentra en una delicada situación. Por ello, ASAJA de Ávila demanda de forma urgente a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que autorice nuevos controles.

 

Finalmente, desde ASAJA se recomienda a los ganaderos que deben dar parte de estos ataques a los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León de forma inmediata, antes de que transcurran 48 horas, incluyendo fines de semana y festivos. La Junta de Castilla y León aconseja que los animales no se trasladen del lugar donde fueron encontrados y que se tapen con plásticos para evitar la acción de otros depredadores o carroñeros, a la espera de la llegada de los agentes que puedan certificar el ataque de lobo.