Ávila se manifiesta contra la violencia de género

El Ayuntamiento de Ávila ha realizado este lunes, 25 de noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género, un acto de condena de la violencia contra las mujeres por el hecho de serlo. La iniciativa ha reunido a varios centenares de personas en el Mercado Chico, donde el alcalde, Miguel Ángel García Nieto, ha dado lectura a un manifiesto al que han seguido un minuto de silencio y una performance

El suelo de la Plaza del Mercado Chico se ha llenado este lunes con las siluetas de las 54 mujeres fallecidas en el último año a causa de la violencia de género. Con este escenario el Ayuntamiento de la capital abulense ha realizado un acto de condena del maltrato y la violencia contra las mujeres en cualquiera de sus manifestaciones.

 

Durante el acto el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, ha dado lectura a un manifiesto consensuado entre todos los grupos políticos, al que ha seguido un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas. A continuación ha tenido lugar una emotiva performance dirigida por la directora de teatro Pilar Rodríguez.

 

La iniciativa ha estado secundada por varios cientos de abulenses que han querido acercarse hasta el Mercado Chico para mostrar su solidaridad con las mujeres maltratadas y manifestar su repulsa hacia cualquier manifestación de violencia contra las mujeres.

 

Reproducimos a continuación el manifiesto leido por el alcalde:

 

"Como cada año, cada 25 de noviembre, día Internacional contra la violencia de género, nos hemos reunido, para seguir condenando el maltrato que se sigue ejerciendo contra las mujeres por el hecho de serlo.

 

Si repasamos los números, nos encontramos con que desde 2003, año en que comienzan la estadística: 700 mujeres han sido asesinadas en España.

 

También nos dicen que en el último año han muerto (hasta ahora 54, de noviembre a noviembre) a manos de sus parejas o exparejas, dos de ellas de nuestra comunidad autónoma, la más joven, solo tenía 14 años y la mayor 81.

 

Y no solo debemos considerar victimas de violencia de género a las mujeres sino también a esos 39 niños/niñas, que se han quedado huérfanos, y a esos 6 menores que han muerto a manos de la pareja de sus madres, que en algunas ocasiones eran sus padres.

 

Podríamos seguir con más cifras, pero la frialdad de los datos no nos permitiría expresar nuestra indignación, por que hay cientos de mujeres que están viviendo diariamente este drama, cuando lo que realmente queremos es denunciar y condenar la violencia de cualquier tipo, violencia que se ejerce contra las mujeres, sin respetar fronteras, culturas, edades o niveles económicos y que está presente en casa, en el trabajo, en la calle.....

 

Sabemos que la violencia contra las mujeres desaparecerá cuando hombres y mujeres participen de forma igualitaria en la sociedad, por ello debemos seguir desarrollando nuestros programas destinados a fomentar la igualdad entre mujeres y hombres, que nos enseñan a resolver los conflictos sin violencia, así como implementar medidas que favorezcan la educación no sexista donde los niños y las niñas tengan un futuro con las mismas posibilidades, en todos los ámbitos de la vida.

 

Debemos, pues, crear una sociedad libre de violencia y esto se consigue con la implicación de todos los estamentos sociales, de todas las personas.

 

No debemos considerar la violencia de género como un problema de la esfera privada y solo de las mujeres, pues afecta a toda la sociedad, a hijos e hijas, a hermanos y hermanas, a padres y madres, a compañeros y compañeras..... es decir a cada uno de nosotros, a cada una de vosotras.

 

La finalidad de este manifiesto es dejar claro nuestro rechazo a la violencia sexista, porque ninguna mujer merece ser maltratada y la sociedad no puede ni debe tolerar una muerte más, una agresión más.

 

Este año nos queremos acordar especialmente de aquellas mujeres que por su situación necesitan de un mayor apoyo: las mujeres con discapacidad, doblemente discriminadas; las inmigrantes, que están lejos de los suyos y por tanto más indefensas. Y muy especialmente de las más jóvenes, ya que la violencia las golpea cuando su personalidad aún no está conformada, en todos estos casos nuestra responsabilidad debe ser mayor.

 

Desde Ávila, queremos manifestar que las murallas están completamente cerradas a cualquier tipo de violencia y especialmente a la violencia de género".