Ávila impulsa la accesibilidad Universal

José Francisco Hernández, teniente de alcalde del Ayuntamiento, y Noelia Peña, concejala de movilidad, participaron en los "Desayunos de CENTAC"

Expertos en el ámbito del ocio accesible destacaron, el pasado 26 de febrero en Madrid, la necesidad de impulsar la educación y formación en materia de accesibilidad universal con el objetivo de emplear las TIC para fomentar el acceso al ocio de las personas con discapacidad. Así lo han hecho en el marco de los “Desayunos de CENTAC”, que el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad organiza, con distintas temáticas, durante este año 2012, con el objetivo de sacar a la luz focos ocultos, nuevos retos y nuevos actores relacionados con las TIC de la accesibilidad.

El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ávila, José Francisco Hernández, ha subrayó quela sensibilidad hacia lo social hay que tenerla presente desde una perspectiva inclusiva”, teniendo presente a los expertos y a las personas con discapacidad. De este modo, resaltó que en Ávila “se ha creado una cultura inclusiva de modo que lo que es válido para personas con discapacidad es válido para todos” y “esto ha permitido que la ciudad sea un referente a través de la efectiva aplicación de las nuevas tecnologías”.

 La concejala de Accesibilidad Universal, Discapacidad, Seguridad, Movilidad Urbana y Transporte Público del Ayuntamiento de Ávila, Noelia Peña, destacó, a este respecto, que la concienciación es fundamental para conseguir visibilizar la accesibilidad de forma universal y lamentó el desconocimiento de las necesidades y las soluciones a adaptar”.

El director general de CENTAC, Juan Luis Quincoces, señaló, durante el encuentro, que “la cultura y el ocio son ámbitos esenciales para la calidad de vida de las personas y, en este ámbito, las tecnologías de la accesibilidad son fundamentales”. “La normalidad, la inclusión desde el inicio y la educación” son, en su opinión, factores esenciales que hay que promover.

 Quincoces dejó claro que con los elementos tecnológicos existentes “se pueden hacer cosas extraordinarias”. “Hay tanta tecnología en la calle que la pregunta es por qué no se usa”.

El presidente de la Red Española de Turismo Accesible (Red Estable) y Socio Director de Acces Turismo International Consulting, Diego González, explicó que existen cerca de 120 millones de potenciales turistas ligados a la discapacidad, incluyendo a personas con movilidad reducida y mayores con discapacidades asociadas, y son “muy pocos los destinos accesibles desde el punto de vista de la inclusión”.

 En este sentido, dejó claro que “la industria turística tiene esta tarea pendiente” y aunque señaló que “actualmente no existen tantas plantas hoteleras preparadas”, si reconoció que “se está produciendo cierta concienciación por parte del sector”.

En esta línea, aseguró que las personas con discapacidad constituyen un colectivo amplio y, por tanto, “una oportunidad de negocio”. La accesibilidad, ha subrayó, es un “elemento de valor para la empresa”, que tiene que asumir la accesibilidad como algo implícito. Al mismo tiempo, matizó que uno de los principales problemas a este respecto es que “no se incorpora a la empresa privada en el proceso”.

 El deporte también estuvo presente en esta jornada, a través de Cesar Carcavilla, director de Deportes del Plan de Apoyo al Deporte Objetivo Paralímpico (ADOP) iniciativa del Comité Paralímpico Español, junto a otras entidades. Según explicó, las nuevas tecnologías mejoran el nivel competitivo de los deportistas y puso como ejemplo la creación de un espacio virtual de entrenamiento de boccia, o la utilización de un “flash” que sincroniza la salida para los nadadores sordos.

Además, resaltó que en España se concentran muchos equipos deportivos internacionales y que, en este sentido, es necesario “aunar y coordinar la inversión pública y la privada, ya que, especificó, “no sirve de nada que un Ayuntamiento ponga su esfuerzo si el hotel de turno no es accesible”.

Se trata de una cuestión de “responsabilidad social, imagen, competitividad y rentabilidad”, al tiempo que coincidió en afirmar que el problema es que “no se conocen las necesidades de las personas con discapacidad y falta formación a nivel profesional”. Es necesario que la industria tenga conocimiento de las necesidades y posibles soluciones y se remitió a “ejemplos de inversiones tremendas que se desperdician porque hay falta de conciencia y de formación”.

En representación del sector audiovisual, el presidente de aiTe (Asociación de las Industrias Técnicas del Audiovisual Español), José Ramón Rodríguez, afirmó que la inclusión social es una responsabilidad social. Actualmente, destacó, la sociedad se fundamenta en la tecnología y la comunicación, y esto hace necesaria la accesibilidad a la cultura a través de la audio-descripción y la subtitulación.

A este respecto, señaló que según la normativa vigente en 2013 el 90% de los contenidos televisivos no publicitarios deberían estar audio-descritos, algo que todavía está lejos de cumplirse. Así, lamentó que se estén haciendo cosas muy puntuales, cuando el esfuerzo “hay que hacerlo al inicio de la producción”.

Por su parte, el director de proyectos en “Dos de Mayo Multimedia” y director del proyecto GVAM (Guías Virtuales Accesibles para Museos), Jaime Solano, puso el acento en que existen muchos proyectos y tecnologías pero “son muy pocos los que llegan a la sociedad”. En su opinión, el objetivo es “cerrar la brecha digital poniendo a la persona con discapacidad en el centro del proceso” y de una forma global y “no a través de actividades aisladas”.

Rodríguez coincidió con el resto de ponentes en la necesidad de “trabajar en la línea de la aceptación social”, para lo que hay que comenzar, subrayó, por la educación porque “la imposición genera rechazo”. “Hay rebajar el tono lastimoso con el que se ve en los medios a las personas con discapacidad” y optó porque se incluya en las series televisivas a personas con discapacidad para reflejar la discapacidad como un rasgo más de las personas.

 Sobre el sector de la investigación, ha lamentado que “en algunos casos, no es tan importante el resultado del proyecto, sino que se lleve a cabo” y ha puesto un claro ejemplo: existen cajeros accesibles pero, se ha preguntado, “cómo sabe la persona ciega dónde está el cajero”.