Ávila gasta 205 millones más en pensiones de lo que ingresa por las cotizaciones

Castilla y León gasta en pensiones 3.370 millones más de lo que ingresa por cotizaciones, el cuarto peor registro de España.

La comunidad autónoma de Castilla y León presenta un desfase de 3.370 millones de euros entre la cantidad que se destina al pago de pensiones, que asciende a 7.854 millones, y los 4.484 que ingresa a través de las cotizaciones, según los datos de la Seguridad Social de 2016.

 

Así, por orden de desequilibrio, Castilla y León ocupa la cuarta posición. Es decir, los recursos que generó esta autonomía habrían servido para pagar el 57 por ciento de sus pensiones. León fue la provincia más deficitaria, con 1.023 millones; seguida de Valladolid, con 555; Burgos, con 435; Salamanca, con 429; Zamora, con 287; Palencia, con 208; Ávila, con 205; Segovia, con 138 y Soria, con 90.

 

Las autonomías con mayores desequilibrios en términos absolutos entre lo que ingresan por pensiones y lo que gastan son, por este orden, Andalucía, Cataluña, Galicia, Castilla y León y Valencia.

 

Así, Andalucía supera los 5.500 millones de déficit y Cataluña roza los 5.000, de tal manera la primera sólo podría pagar el 69,73 por ciento de sus pensiones con lo que ingresa por cotizaciones y la segunda, el 78,56 por ciento.

 

Estos datos incluyen, además de las cotizaciones otros ingresos por transferencias, tasas y precios públicos, enajenaciones o activos financieros. Por el lado de los gastos, se incluyen, además del pago estricto de las pensiones, los gastos de gestión del sistema, como el personal o las inversiones reales. No obstante, el grueso del ingreso son las cotizaciones y del gasto, las transferencias corrientes para el pago de pensiones, sin incluir los gastos de servicios centrales.

 

En términos relativos, las regiones que menos ingresan en relación con las obligaciones que tienen reconocidas son Asturias, Galicia y Castilla y León, ya que la primera sólo podría pagar el 42 por ciento de sus pensiones con lo que ingresa y las otras dos, el 57 por ciento.

 

Los datos de 2016 reflejan que sólo dos regiones tienen superávit, Madrid y Baleares y éste, en el caso de Madrid, ha disminuido desde 2014, ya que entonces fue de 731 millones de euros y durante el pasado ejercicio se situó en 224 millones, después de restar a los 17.681 millones de euros de ingresos, los 17.457 millones que gasta en pensiones.