Ávila ejemplo de ciudad “Smart” en la conservación de su patrimonio

Muralla de Ávila

Ciudades como Ávila, Palencia y Tordesillas son conscientes de la importancia de la herencia cultural y por ello forman parte del proyecto Smart Patrimonio desarrollado por Telefónica.

El patrimonio de las ciudades españolas es la mejor forma de mantener viva la historia entre las diferentes generaciones y conocer de manera directa la vida de nuestros antepasados. Además, la riqueza cultural española es uno de los mayores reclamos para el turismo nacional e internacional.

 

Ciudades como Ávila,  Palencia y Tordesillas son conscientes de la importancia de esta herencia cultural y por ello forman parte del proyecto Smart Patrimonio desarrollado por Telefónica.


Este plan consiste en la utilización de una red de sensores inalámbricos que registran los niveles de parámetros que influyen directamente en la conservación del patrimonio. Valores como la humedad, la luminosidad, la temperatura o las vibraciones son analizados a tiempo real y de forma continúa para ser transmitidos a un servidor central que los analiza. De esta manera los especialistas pueden estudiar de qué modo influyen estos valores en el inmueble y anticiparse en la toma de decisiones para su conservación.


La catedral de Palencia, conocida popularmente como la Bella desconocida, fue la primera seo “Smart” de España y de Europa. Este templo gótico del siglo XIV tiene instalados 130 sensores, coordinados por la Fundación Santa María la Real, para el control de los parámetros que afectan a su conservación e incluso, pueden avisar si se forma un incendio o de la presencia de insectos.


La muralla de Ávila es otra de las iniciativas de Smart Patrimonio, con 60 sensores en cuatro zonas determinadas, este monumento está controlado para evitar el deterioro provocado por las radiaciones solares, las emisiones de CO2 o la presencia de sales. De esta forma, los informes que se generan con los valores parametrizados permiten completar el plan de gestión integral del monumento desarrollado por el ayuntamiento de la ciudad.


Asimismo el Real Monasterio de Santa Clara en Tordesillas también cuenta con esta solución tecnológica. Declarado de interés cultural, este monumento cuenta con sensores situados en tres áreas: el Refectorio, el Patio Árabe y la Sala Dorada. Entre los elementos que se han monitorizado se encuentran techos y yeserías mudéjares, frescos, instrumentos musicales originales y un arcón del s. XIV.


La principal ventaja de Smart Patrimonio es poder realizar una conservación preventiva del bien inmueble, además, gracias a este sistema se pueden reducir costes, rentabilizar la inversión en restauración, mejorar la imagen del inmueble y establecer un compromiso ambiental y social para el disfrute del patrimonio. También incluye mejoras relativas a eficiencia energética y de seguridad frente a la degradación, incendios e inundaciones.