Ávila despierta con pólvora a raudales

Sobre las nueve de la mañana Ávila ha vivido su primera “despertá” de la historia a golpe de petardos. Entre los petardos de diferentes tamaños y potencia de esta mañana y los fuegos artificiales de esta tarde se quemarán alrededor de 350 kilos de pólvora

Con tapones y algodón en los oídos los que esta mañana hemos asistido a la “despertá” hemos escuchado el sentimiento valenciano entre las calles que van del Mercado Chico al Mercado Grande.

 

Aquí no había distinción entre edades y sexos; desde niños de corta edad hasta “abuelos” muy gamberros; mujeres de  todas las edades, y como no la fallera mayor de Carcaixent, Cristina, que tiene sus raíces en Ávila, han hecho temblar los edificios y han despertado a más de uno.

 

Y eso que la gente venida desde Carcaixent nos ha dicho que esto es poco para lo que se vive en su tierra y además lo han hecho muy tarde, porque en Valencia la despertá es a las ocho y allí no se espera a nadie.

 

Entre las cajas de petardos repartidas los había de todos los tamaños, porque como nos comentaba el miembro de una de las comisiones de fallas los niños “casi de bebes” ya tiran una bombas que son inofensivas.

 

Pero para controlar bien el trabajo de tirar petardos, los más avispados iban provistos de una mecha, como las de los mecheros de piedra de antaño, para poder tirar uno tras otro.

 

Y para terminar una traca final en El Grande encendida entre la Fallera Mayora de Carcaixent-Ávila y el presidente de la Junta Fallera Local de Carcaixent.