Ávila cuenta con 1.722 viviendas con certificación de eficiencia energética un año después de la norma

El conjunto de Castilla y León suma un total de 34.404 viviendas, y un 50% de las viviendas aproximadamente tienen una calificación energética 'E' o inferior, lo que impulsa al sector a la rehabilitación de edificios dentro de la norma europea que se ha propuesto el ahorro energético y la reducción de gases de efecto invernadero.

La provincia de Ávila cuenta con un total de 1.722 inscripciones en el registro de certificados de eficiencia energética un año después de la entrada en vigor de la certificación energética de edificios de las que el 50 por ciento tienen una calificación energética 'E' o inferior, lo que impulsa el sector de la rehabilitación de edificios, dentro de la normativa europea, que establece niveles de eficiencia energética que parte de la 'G' (la menos eficiente) a la 'A', la más eficiente.

 

En el conjunto de Castilla y León, del total de 34.404 certificaciones energéticas realizadas, 8.125 corresponden a Valladolid, seguida de León, con 6.624, y muy de cerca por Salamanca, con 6.595, mientras que a continuación, figura Burgos, que cuenta con 4.359 evaluaciones; Palencia, con 2.177; Segovia, con 1.960; Zamora, con 1.683, y Soria, con 1.159 certificados inscritos en el registro, además de los del caso de Ávila.

 

Según han explicado desde la Consejería de Economía y Empleo, los datos son proporcionales al número de habitantes de cada provincia y a su actividad económica, de servicios, turística o universitaria, "por cuanto incide en una mayor construcción de viviendas nuevas, rehabilitación de las existentes y un mayor movimiento de arrendamientos".

 

Las mismas fuentes han recordado que uno de los objetivos de la Junta de Castilla y León es reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero derivados del aumento del consumo energético en todos los sectores de la actividad económica, como el de la edificación (viviendas e inmuebles) que representa aproximadamente un 40 por ciento de la demanda energética.

 

"Con estos niveles de consumo es imprescindible establecer medidas para obtener el mayor ahorro energético y reducir al máximo las emisiones", han reconocido las mismas fuentes que han cifrado en 900.000 las viviendas con un consumo de energía final del orden del 30 por ciento sobre el total de la Comunidad.

 

Para reducir ese consumo, la Consejería de Economía y Empleo está impulsando a través del EREN la creación de edificaciones sostenibles, respetuosas con el medio ambiente y que generen menos emisiones de CO2, "fomentando para ello la eficiencia energética como un importante elemento para reducir la dependencia del exterior de la Comunidad y para cumplir el objetivo de la Unión Europea de conseguir edificios con un consumo casi nulo en 2020".

 

Del mismo modo, desde el departamento que dirige Tomás Villanueva, han recordado que la eficiencia en el sector de la construcción y edificación está creando un nuevo tejido laboral y empresarial en el que los profesionales que desarrollan su actividad en este ámbito se reorientan para certificar energéticamente los edificios y para llevar a cabo las medidas de reforma energética eficiente.

 

"La correcta formación en esta materia y la apuesta por aplicar la eficiencia energética no sólo en la nueva construcción, sino también en la rehabilitación -ahora más activa que la primera-, es uno de los principales objetivos que se ha marcado la Junta de Castilla y León", han indicado las mismas fuentes.

 

LA CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA DE EDIFICIOS

 

La certificación energética de edificios es una verificación de la calificación energética obtenida por el edificio, con el proyecto y la obra ejecutada, que da lugar a un certificado de eficiencia energética del proyecto del edificio una vez terminado. Un edificio, vivienda o local que vaya a ser vendido o arrendado, tiene también que disponer del correspondiente certificado, han recordado desde Economía.

 

Así, desde la entrada en vigor en abril de 2013 del Real Decreto que establece el procedimiento básico para la certificación energética de edificios se puede comparar la eficiencia energética de los edificios, "con lo que se ve favorecida la promoción de inmuebles de alta eficiencia y las inversiones en ahorro de energía".

 

Además, un estudio realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales que analiza la información y atención a consultas en materia de certificación energética de edificios ofrecida por las 17 comunidades autónomas ha destacado el trabajo de Castilla y León como el segundo mejor valorado, tras el servicio de Navarra.