Ávila busca definirse como nuevo modelo de ciudad

El Plan Ávila Empresa y Empleo ha dado un nuevo paso este martes con la celebración de la jornada 'Ciudades Medias y estrategias de reactivación urbana. Ávila, definición de un nuevo modelo de ciudad' a cargo de UGT. Investigadores de la Universidad de Valladolid han apostado por abandonar la idea de desarrollo a partir del crecimiento demográfico

 

 

Los profesores del departamento de Geografía de la Universidad de Valladolid, Luis Carlos Martínez Fernández e Ignacio Molina de la Torre, han participado hoy, mediante un convenio firmado con la universidad vallisoletana, en la jornada organizada por UGT 'Ciudades Medias y estrategias de reactivación urbana. Ávila, definición de un nuevo modelo de ciudad', enmarcada en el Plan Ávila Empresa y Empleo, que ha contado también con la participación de los directores de los Medios de Comunicación de Ávila.

 

Martínez Fernández y Molina de la Torre han llevado a cabo un estudio académico realizado durante seis meses en el Departamento de Geografía de la Universidad de Valladolid en el que plantean la definición de la ciudad de Ávila como una ciudad media en el contexto de la Comunidad Autónoma y cómo debe evolucionar esta hacia el modelo de Smart City.

 

En este sentido, señalan que la ciudad ha crecido de manera compacta, lo que puede ser una fortaleza de cara a desarrollar las estrategias de reactivación urbana, y que en la proyección demográfica a medio y largo plazo las cifras chocan con aquel plan 'Ávila 100.000' de hace unos años. Así, el estancamiento demográfico en los últimos años les conduce a apostar por redimensionar el modelo urbanístico a la realidad de las cifras demográficas.

 

Señalan, en cuanto a la estructura económica, que Ávila es una ciudad esencialmente terciaria y que el comercio y el turísmo están en el límite de lo que pueden aguantar en contratación de mano de obra por lo que no se va a poder crecer mucho más pero si mantenerse. Desde el punto de vista industrial diagnostican una atonía de actividades y todo ello apunta a la fragilidad del mercado laboral.

 

Desde este estudio apuntan al modelo de Smart Cities y explican que los apartados esenciales para que Ávila pueda convertirse en una verdadera ciudad inteligente son población, economía, gobernanza, medio ambiente, educación, transporte y calidad de vida, que deben ir unidos en una visión de abajo hacia arriba para alcanzar su objetivo.

 

Los investigadores han pedido a los grupos de interés local su opìnión sobre hacia donde debe ir Ávila porque "no puede venir nadie a decir hacia donde tiene que ir Ávila sino que debe ser la propia ciudad, a través de su propio diagnóstico, la que averigüe hacia donde quiere ir".

 

La jornada ha estado organizada por la Unión General de Trabajadores, cuyo secretario provincial, Luis Sánchez, ha recordado que el diagnóstico se presentó antes del verano y posteriormente se envió  un cuestionario sobre diferentes aspectos a los grupos políticos, empresas, agentes sociales y otras organizaciones que se tendrá en cuenta para las conclusiones, que se presentarán en una jornada que se llevará a cabo a mediados de diciembre.

 

Sánchez ha manifestado la intención des sindicato de "aportar nuestro granito de arena en el desarrollo futuro de la ciudad sin perder de vista la cohesión social, la equidad de los ciudadanos y su participación activa".

 

El portavoz del Gobierno Municipal, José Francisco Hernández Herrero, presente en esta jornada, se ha mostrado de acuerdo con los investigadores de la Universidad de Valladolid y ha apuntado que "la gestión pública debe ir de abajo haci arriba y debe ser el ciudadano el que no solo opine y participe cada cuatro años con su voto sino que las Smart Cities plantean un modelo de co-gestión de la ciudad".

 

Hernández Herrero ha indicado que se trata de un proyecto de sostenibilidad social para el que se está desarrollando una hoja de ruta que será presentada antes del 31 de diciembre al pleno corporativo y en la que participa el sector privado, la universidad, y el Ayuntamiento.

 

El portavoz municipal ha incidido en que las Smart Cities "aportan un enfoquie social clave porque permiten gastar mejor, incentivar el emprendimiento y el empleo y eso lo ha reconocido la Unión Europea con una dotación presupuestaria muy superior a la que había aportado hasta el momento y Ávila quiere estar en esos proyectos".

 

La jornada desarrollada en el Lienzo Norte ha contado también con la presencia de Paloma Rivero, teniente de alcalde del Ayuntamiento de la ciudad de Palencia, pionera en muchos proyectos que le acercan al concepto de Smart City, quien ha destacado que las ciudades inteligentes "no son solo aquellas que utilizan las nuevas tecnologías para trabajar y desarrollar las ciudades, deben ser por y para las personas y por tanto no podemos deshumanizar ni el desarrollo de las ciudades ni el de la Administración Pública".