Ausencias y (pocas) sorpresas en las nominaciones a los Oscar 2013

Foto: SONY

Ni siquiera en Hollywood llueve a gusto de todos

EUROPA PRESS

Pocas sorpresas y alguna que otra decepción deja la lista de nominados a la 85º edición de los Oscar de la Academia. Y es que, ni siquiera en Hollywood, llueve a gusto de todos.

 

En puede que en la retahíla de nombres que pronunciaron (o más bien obviaron) Emma Stone y Seth MacFarlane las ausencias más notables se hayan dejado sentir en el apartado de mejor director. Fuera de los cinco nominados han quedado cineastas que aparecían en la mayoría, o al menos en alguna, de las quinielas.

 

   Es el caso de Quentin Tarantino, Kathryn Bigelow, Ben Affleck o los dos Anderson --Wes por la deliciosa y singular Moonrise Kingdom y Paul Thomas por la intensa y perturbadora The Master--. En su lugar, entre los candidatos aparecen 'rara avis' como Michael Haneke (Amor) y Benh Zeitlin (Bestias del sur salvaje) que han conseguido también colar sus dos joyas entre las nueve candidatas a mejor película.

 

   Más sólido, pero puede que igual de sorprendente -y no precisamente por inesperado- es el preliminar triunfo de Ang Lee con La vida de Pi. Veremos si sus once candidaturas sirven para que la Academia pase en tan solo un año de encumbrar el cine mudo y en blanco y negro de The Artist al 3D más colorista del naufrago hindú... o si su viaje es tan solo nadar para morir en la orilla a los pies de tito Spielberg.

 

   Teniendo en cuenta que en casa de Daniel Day-Lewis ya tienen hecho el hueco para la tercera estatuilla, en el apartado interpretativo las mayores emociones tienen como objeto de deseo el Oscar a la mejor actriz protagonista.

 

   Una categoría muy abierta en la que -así es la vida- nos encontramos con la nominada más joven de la historia, la pequeña bestia sureña Quvenzhané Wallis (9 años) y la más veterana Emmanuelle Riva (85 años) por Amor. Ellas dos, junto a Naomi Watts, Jessica Chastain y Jennifer Lawrence, han dejado fuera nombres como Rachel Weisz o Marion Cotillard.

 

   En cuanto a los actores de reparto, y más allá del irrefrenable -y muchas veces irreflexivo- orgullo patrio que nos empuja a reclamar a Bardem, la lista de colosos de este año es notable: Christoph Waltz, Philip Seymour Hoffman, Alan Arkin, Robert De Niro y Tommy Lee Jones. Habrá quien eche de menos, y con razón, a DiCaprio. Por cierto, que Leonardo también se quedó a las puertas el pasado año con J. Edgar. Solo caben cinco.

 

   Del lado de las féminas, destacan las ausencias de dos viejas damas del séptimo arte, Helen Mirren (Hitckcock) y Judi Dench (Skyfall), y la sorprendente inclusión de Jacki Weaver. En todo caso, la cosa parece estar entre la miserable Anne Hathaway y la primera dama Sally Field.

 

Sin rastro del Batman de Nolan

   Y poco más, salvo la ausencia total y absoluta de nominaciones para The Dark Knight Rises por el que Warner Bros apostó fuerte de cara a estos Oscar con la esperanza de que al adiós de Nolan a Batman ablandara el corazoncito de los académicos y, como ya hicieran con El Retorno del Rey, premiaran la última entrega de la trilogía como reconocimiento a toda la saga.

 

   Nada más lejos de la realidad. Ni las categorías técnicas han sonreído al caballero oscuro de Gotham que ha visto como incluso sus rivales, Los Vengadores de Marvel, han logrado una nominación a los mejores efectos especiales. Otros taquillazos palomiteros como El Hobbit: Un viaje inesperado o Skyfall han salido mucho mejor parados con tres y cinco nominaciones respectivamente.