AUGC Madrid dice que al hijo de Tejero deberían haberlo cesado antes por las condiciones de vida en su unidad

La delegación en Madrid de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha apoyado la decisión del Ministerio del Interior de cesar al teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Díez como jefe del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 de Madrid, ubicado en Valdemoro, aunque considera que esta medida se debería haber tomado hace tiempo por las condiciones de vida de los agentes en este GRS.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)



"Estamos en pleno acuerdo con la decisión que ha tomado el Ministerio del Interior por este almuerzo, que no se debería realizar en una unidad de este tipo", ha declarado a Europa Press el secretario general de AUGC Madrid, Francisco Cecilia.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado este lunes el cese de Tejero Díez por la comida que éste organizó en su acuartelamiento el pasado 18 de febrero y a la que invitó a su padre, el golpista teniente coronel Antonio Tejero Molina y a otras personas implicadas en el golpe de estado del 23-F.

Según Cecilia, "esta decisión no se debería haber tomado simplemente por este hecho en concreto", sino "por otros temas como las condiciones laborales y de vida en las unidades". Las condiciones que había en la unidad del GRS número 1 de Valdemoro, un asunto que competía a Tejero Díez, "no eran las que se deberían tener", ha señalado.

"En vez de dedicarse a hacer estos almuerzos, que no se deberían realizar en este tipo de unidades, se deberían preocupar más de las condiciones de vida de los guardias civiles en las unidades", ha insistido, recordando que, en el caso de la unidad a cargo del hijo del golpista, AUGC ha puesto varias denuncias por cuestiones relativas al material que usan los agentes, concretamente, los vehículos.

MALAS CONDICIONES DE LOS VEHÍCULOS

Cecilia ha recordado que la asociación ya indicó el pasado 17 de enero que los vehículos pesados con los que prestan servicio los agentes del GRS de Madrid se encuentran en "pésimo estado" y que la mayoría están "pasados de kilometraje", mientras que los coches más nuevos "permanecen aparcados en los garajes".

Dos días antes, un vehículo de este Grupo desplazado en Melilla para prestar servicio en la frontera y perímetro de la ciudad autónoma sufrió un accidente cuando los agentes acudían a repeler una entrada masiva por la valla fronteriza. Como consecuencia del vuelco del todoterreno, sus tres ocupantes resultaron heridos.