¿Atenderá el Gobierno las demandas de los trabajadores forestales de la provincia?

Esta será la pregunta que formulará el diputado socialista Pedro Muñoz, quien considera que las reivindicaciones de los empleados de las BRIF son lógicas y justas teniendo en cuenta la labor que desempeñan.

Pedro Muñoz ha querido solidarizarse con los trabajadores de la Brigada de Refuerzo de Lucha contra Incendios que tiene su base en el abulense Puerto del Pico y que acaban de materializar un encierro, junto con compañeros de otras provincias, para exigir una serie de mejoras laborales que, a juicio del diputado socialista, “son más que lógicas y justas, teniendo en cuenta las labores que desempeñan”.

 

“El Gobierno tiene que posicionarse y dar respuesta a las peticiones de estos trabajadores que son vitales para la conservación del patrimonio natural de nuestra provincia. Sus reivindicaciones no son más que las de todos los trabajadores presentes en incendios forestales que, por desgracia, presentan unas condiciones laborales pésimas, por lo que cualquiera de las peticiones es extensible a todo el colectivo que trabaja en el sector".
“Los trabajadores piden el reconocimiento de la categoría de bombero forestal y la segunda actividad para el personal cuando tengan una edad de incapacidad para realizar sus funciones al 100 por 100. Igualmente, solicitan coeficientes de reducción en la edad de jubilación y condiciones salariales dignas para los puestos de riesgo que desempeñan”, ha dicho el diputado socialista quien considera que “la nefasta gestión de Tragsa, no es más que una copia de la de la Junta de Castilla y León”.

 

Según Pedro Muñoz, “el ejecutivo de Juan Vicente Herrera debería replantearse, igual que el Gobierno de Mariano Rajoy, su política forestal cuyo presupuesto se ha visto reducido en los último tres años un 25%. Reducción que afecta también a las cuadrillas que trabajan en Ávila, a su número de integrantes y a los meses de contratación que han pasado de 11 a 4 en el mejor de los casos”.

 

Las brigadas especializadas BRIF cuentan con diez bases en España y engloban a un colectivo de 545 trabajadores de la empresa pública Tragsa. De ellas, tres se encuentran en Castilla y León y una en nuestra provincia.