Aspaym y la DGT velan por unas vacaciones seguras

ARCHIVO.

Es tiempo de sol y playa pero para que nada te amargue las vacaciones, necesitas que tu vehículo esté a punto, por eso, la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha desde este lunes hasta el domingo 17 de julio una campaña especial de vigilancia y control de las condiciones del vehículo, que se enmarca dentro del calendario anual de acciones que la DGT realiza sobre factores de riesgo de accidentes y de seguridad vial.

 

En esta campaña la Guardia Civil va a incidir, principalmente, en el estado de los neumáticos, alumbrado y señalización, placas de matrícula, documentación del vehículo y, sobre todo, en la Inspección Técnica de Vehículos, puesto que los resultados arrojados por su último estudio determinan que el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años, en comparación con los turismos de hasta cuatro años, mientras que el riesgo de fallecimiento es 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años.


 

Además, la antigüedad media de los vehículos en los que viajan las víctimas mortales de accidentes en carretera ha aumentado en los seis primeros meses de 2016 hasta los 14 años, cuando en 2014 era de 12,3 años, según informa la DGT.


 

Teniendo en cuenta esta relación entre riesgo y antigüedad del vehículo, el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad se convierten en una actividad imprescindible para combatir la siniestralidad para la DGT.

 

 

Por eso, según los expertos en Seguridad Vial para viajar seguro, antes de viajar y coger nuestro coche debemos hacer hincapié en el estado de los frenos, neumáticos, tubo de escape, amortiguadores y luces de nuestro vehículo.

 

 

Frenos

El mal estado de los frenos puede comprobarse a simple vista, los principales síntomas se encuentran en la falta de precisión al frenar y el encendido del testigo de frenos. Aunque para mayor incertidumbre del sistema de frenado, lo mejor es acercarse al taller para su comprobación.

Es recomendable cambiar el disco de freno cuando muestre un aspecto ovalado y revisar las pastillas cada 10.000 km.

 

 

Neumáticos

Especialmente en un viaje, el nivel de presión y el estado de los neumáticos deben ser adecuados, tanto las ruedas de circulación como la rueda de repuesto, dado que con la gran cantidad de bultos, hará nuestro coche más pesado.  Las medidas para comprobarlo, suelen encontrarse en la puerta del conductor o en la tapa del depósito y deberán de sustituirse cuando la profundidad del dibujo de la goma sea inferior a 1.6 mm o sufra cualquier tipo de deformación.

 

 

Tubo de escape

¿Quieres ahorrar en combustible? Estas vacaciones revisa tu tubo de escape antes de salir por carretera. Un tubo de escape en mal estado puede provocarte un mayor consumo, además de sobrepasar los límites acústicos.

 

 

Amortiguadores

El buen estado de los amortiguadores dará mayor estabilidad al vehículo en el viaje: evitará que el coche se desplace con vientos laterales y el aumento del desgaste de las pastillas de freno.

 

 

Luces

Una correcta iluminación es fundamental para garantizar la seguridad al volante. Es básico comprobar el alineado de los faros y que todas las luces iluminan correctamente. Además, es obligatorio tener un juego de repuesto.

 

 

Por otro lado, como viene siendo habitual en las campañas que la DGT pone en marcha durante las vacaciones de verano, la Federación Nacional de Asociaciones de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (Aspaym) vuelve a colaborar por noveno año consecutivo con esta iniciativa, con el objetivo de concienciar a los conductores sobre la importancia del adecuado mantenimiento de los vehículos. En esta ocasión el lema es “No corras, no bebas... no cambies de ruedas”, mensaje que irá escrito en un folleto titulado 'Conduce como si te fuera la vida en ello', donde dan consejos de cómo realizar un viaje con seguridad en coche en una época del año, en la que se realizan un gran número de desplazamientos.

 

 

Señala Aspaym en un estudio que cerca de 1.000 españoles sufre cada año una Lesión Medular traumática, lo que eleva por encima de las 30.000 personas el total de afectados. Los accidentes de tráfico son la causa más frecuente de lesión medular traumática (38,5%), en el que se incluye tanto a los ocupantes de vehículos como los atropellos.

 

Destacan desde la Federación Nacional de Asociaciones de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos que el 50% de las lesiones traumáticas se producen a nivel cervical, aunque en los últimos años ha disminuido el número de paraplejias, gracias a la utilización de medidas de seguridad en los vehículos. Sin embargo, la incidencia de la tetraplejia es mayor, puesto que dichas medidas no son tan eficientes para las lesiones cervicales.


Asimismo, se observa que las personas con lesión medular tienen principalmente dificultades y limitaciones en la movilidad (96,9% de los casos), en el autocuidado (81,1% de los casos) y en la realización de tareas de la vida doméstica (84,3% de los casos). Esta situación hace que la mayor parte de la población con Lesión Medular requiera de apoyo personal y/o apoyos técnicos para poder realizar estas actividades.

 

Sin embargo, una parte considerable de la población que necesita ayudas para realizar actividades básicas de la vida diaria en las áreas señaladas no recibe ningún tipo de apoyo personal ni técnico, cantidad que oscila entre el 10% que no recibe ayuda para realizar los cuidados básicos del cuerpo y el 27% que no lo recibe para llevar a cabo las tareas de casa. Esto refleja, una falta de provisión de recursos sociosanitarios públicos destinados a esta población y suponen un especial hándicap para el desempeño de su vida cotidiana. En este sentido otro dato que cabe destacar, es que de la población con Lesión Medular que tiene estas dificultades, el 54,6% de estos tiene una edad inferior a 40 años.