Así son y así funcionan las camisetas que monitorizan el corazón

Camiseta control

Tecnología inalámbrica incorporada a una camiseta permite la monitorización a distancia del corazón del paciente incluso cuando realiza deporte al aire libre. 

Cada vez son más los dispositivos electrónicos inteligentes, conocidos como weareables, que se están incorporando a la medicina facilitando la vida al paciente y al médico y, además, mejorando la atención y el diagnóstico. Este es el caso de una nueva tecnología inalámbrica incorporada en una camiseta que permite la monitorización a distancia del corazón del paciente, incluso practicando deporte al aire libre.

 

El sistema, que Premap Seguridad y Salud ya está para realizar un 'screening' cardíaco a deportistas de élite, consiste en unos sensores que detectan el ritmo cardíaco con una buena calidad de señal, tanto en reposo como durante el ejercicio del deportista y envían estos datos a un ordenador.

 

A diferencia de otros sistemas que se habían utilizado hasta ahora, este se basa en un holter que se incorpora a la camiseta que utiliza el deportista sin que ello le suponga apenas molestias y no le provoque ninguna limitación para realizar cualquier actividad física. El sistema mide la frecuencia cardíaca en reposo, máxima y de recuperación, así como la detección 'in situ' de posibles alteraciones de los trazados electrocardiográficos, como pudieran ser la presencia de arritmias.

 

El aparato transmite electrónicamente una señal que mide su frecuencia cardiaca, trazado electrocardiográfico, etc. y cuyo resultado puede ser visto en tiempo real, y ser interpretado por profesionales médicos a distancia, o quedar grabado para su posterior estudio.

 

"Una de las grandes ventajas que ofrece este sistema es que puede monitorizarse durante un tiempo prolongado y permitiendo a la persona hacer una activida cotidiana", explica en una entrevista a Europa Press el doctor Jesús Otones, responsable médico de este proyecto en Premap, donde se da apoyo al Athletic de Bilbao, Levante, Real Madrid, Celta de Vigo, Real Betis, la Escuela de Fútbol de la AFE, entre otros.

 

A la hora de hacer estas pruebas, el sistema estandar consiste en colocar en el tórax del paciente varios electrodos conectados a un Holter electrocardiográfico del tamaño de un teléfono móvil, que va sujeto a una banda de sujeción que se lleva sobre el hombro o alrededor de la cintura. Una solución incomoda que registra la actividad eléctrica del corazón normalmente 24 y 48 horas. Después, el dispositivo se conecta a un ordenador donde se descargan todos los datos recogidos, se procesan y se obtiene información muy útil sobre la frecuencia cardiaca y las posibles alteraciones del ritmo.

 

"Lo normal es hacer la monitorización de una forma más reglada, con un Holter electrocardiográfico, lo que ocurre es que el sistema de la colocación de trasmisión de las señales y la grabadora de las señalas generaba cierta incomodidad para poder transportarlo, entonces para poder hacer el ejercicio, o hacerlo durante el ejercicio era más dificultoso", añade.

 

"Hacer una prueba de alto rendimiento era más complicado con un equipo convencional de monitorización electrocardiográfica", afirma el doctor Otones, quien destaca que, además del sistema de monitorización, una de las grandes ventajas de esta nueva tecnología es que "produce una mínima molestia" durante su tiempo de uso al paciente.

 

Este tipo de pruebas ayudan, básicamente, a descubrir enfermedades relacionadas con el ritmo cardiaco, "con problemas como la arritmia que puedan desencadenarse durante la vida cotidiana o bien con el ejercicio físico", advierte. Otra gran ventaja, es que se ha observado que detecta problemas cardíacos cuando un holter convencional y una prueba de esfuerzo daban negativo. Esto permite atajar el problema e intervenir quirúrgicamente para sanar la dolencia y que el jugador pueda continuar su vida profesional.

 

Por tanto, aunque su uso está recomendado a cualquier paciente, "se puede decir que una de sus grandes aportaciones es que va encaminada sobre todo a aquellos pacientes que queremos estudiar la actividad cardiovascular relacionada con ejercicio físico", explica la doctora Yanela Fayad, especialista en Cardiología de Premap.

 

"El uso de esta camiseta permite que la actividad física se pueda realizar cómodamente sin limitaciones de esfuerzo físico tanto en intensidad como en duración porque permite grabaciones muy prolongadas también", añade en declaraciones a Europa Press, recordando "la monitorización ambulatoria del ritmo cardiaco convencional es un equipo que para hacer esfuerzos moderados y severos es un poco molesto".

 

SEGUIMIENTO D E JUGADORES PROFESIONALES

 

Con esta tecnología, que ha sido desarrollada por Nuubo, se realiza actualmente la vigilancia de la salud de varios equipos de fútbol y baloncesto de primera y segunda división. Recientemente los médicos de Premap Seguridad y Salud han utilizado esta tecnología para realizar el seguimiento de un jugador profesional de primera división que fue intervenido de una dolencia cardíaca y que estuvo convaleciente de la misma durante unos meses. El jugador profesional con quien se experimentó esta forma de seguimiento fue dado de alta hace un año y está hoy en día compitiendo con su equipo.

 

El futbolista comenzó sus entrenamientos tras dos meses de la cirugía cardíaca y los médicos le hacían diariamente el seguimiento a distancia. Según explica la doctora Fayad, a este futbolista se le monitorizó más de 500 horas durante tres meses, "sin duda, una monitorización que no es habitual que dure tanto tiempo, pero que nos permitió obtener una información valiosísima para ir valorando y adaptando la recuperación del jugador".

 

Este jugador comenzó a entrenar con una camiseta que tenía incorporado este sistema de transmisión de datos de electrocardiograma y los médicos pudieron seguir su evolución a distancia, supervisando que los datos eran los correctos para la práctica deportiva. Otra ventaja de esta tecnología es que permite al equipo médico diseñar día a día los entrenamientos, pudiendo aumentar o disminuir la intensidad del ejercicio en función de los resultados.