Así deja Aurelio Pérez la Cámara Agraria de Salamanca: patrimonio en el aire y deuda con los trabajadores

Aurelio Pérez ha engordado la deuda de la Cámara Agraria tras continuar más de dos años con su actividad (Foto: Chema Díez)

El ya ex presidente de la institución, Aurelio Pérez, ha engordado la deuda de la Cámara Agraria de Salamanca tras iniciar su mandato el 8 de enero de 2013 cuando las ayudas de la Junta ya se habían reducido a la mínima expresión.

La actual situación de la Cámara Agraria de Salamanca puede recurrir el típico tópico de la crónica de una muerte anunciada. Y no es para menos...

 

La dimisión en bloque del presidente Aurelio Pérez, el vicepresidente Guillermo González y el secretario Raimundo Miguel ha generado un vacío de poder que terminará con la liquidación de una institución que debió haber terminado hace más de tres años. El actual mandado de UPA-COAG no ha hecho otra cosa que engordar una deuda ante la ausencia de ayudas y de acuerdo entre las organizaciones.

 

De hecho, y ante la falta de excatitud en las cifras por parte de Aurelio Pérez, la deuda de la Cámara Agraria asciende a cerca de 140.000 euros, con casi 70.000 correspondientes a los trabajadores de la institución que permanecen sin cobrar pese a la promesa del ya ex presidente por abonarles todos los pagos pendientes.

 

Ante esta situación, Pérez se reunió con el alcalde de Salamanca en minoría, Alfonso Fernández Mañueco, para cerrar un acuerdo en el que, según Asaja, regalaba el patrimonio vendiéndolo por esos 140.000 euros de deuda, cuando la tasación era de cerca de un millón de euros.

 

Este borrador, que se presentó en Comisión Delegada a todas las organizaciones, incluía además la cesión de un local a Cruz Roja y ventajas para algunos agricultores y ganaderos a la hora de adquirir viviendas de protección oficial, así como asesoramiento en urbanismo por parte del Ayuntamiento de Salamanca, cláusula que poco o nada tiene que ver con la agricultura y la ganadería.

 

PRINCIPIO DEL FIN

 

 

A finales de junio del año 2012, el entonces presidente de la Cámara Agraria, Vicente de la Peña, y su junta directiva, dimitieron de ssu cargos en la institución al ser inviable la misma y su prestación de servicios, por la reducción de ayudas de la Junta. Esta decisión iba dirigida a que fuese la propia consejería de Agricultura la que gestionase las Cámaras y tomase las decisiones pertinentes.

 

No en vano, Aurelio Pérez decidió convertirse en el 'salvador' de la institución y con una Comisión Gestora intentó manejar la situación y saldar todos los pagos y prestación de servicios liquidando el patrimonio de todos los agricultores y ganaderos. Se convocaron elecciones el 2 de diciembre de 2012, obteniendo la victoria la Alianza UPA-COAG con 1.481 votos y un 46,5%, seguida de Asaja con 1.248 sufragios y el 39,2%, por los 392 votos de UCCL-19 de Abril.

 

El mandato, para cinco años, se inició el 8 de enero de 2013 y se ha visto interrumpido de manera definitiva el 16 de septiembre de 2015 con la dimisión en bloque de la directiva, en un periodo de tiempo que no ha hecho otra cosa que engordar la deuda de la institución y dejar a los trabajadores sin percibir su dinero.

 

En la actualidad, el presidente provincial de Asaja, Luis Ángel Cabezas, ha decidido que propondrá una alternativa para liquidar el patrimonio y la deuda y que lo restante se reparta entre las Juntas Agropecuarias Locales (JAL) para los agricultores y ganaderos de Salamanca.