Asaja Salamanca, decepcionada con la reunión mantenida con la Junta por el lobo

"Los representantes de la Dirección General del Medio Natural han sido incapaces de aportar ni una sola propuesta a los ganaderos demostrando una vez más que desconocen por completo el sistema de ganadería extensiva que hay en Salamanca", señala Asaja.

El sindicato agrario Asaja Salamanca califica de decepcionante la reunión mantenida esta mañana en Lumbrales entre representantes de la Consejería  de Medio Ambiente y los ganaderos de Arribes –Abadengo para encontrar una solución a los problemas que está causando el lobo en esta comarca ganadera. "Los representantes de la Dirección General del Medio Natural han sido incapaces de aportar ni una sola propuesta a los ganaderos demostrando una vez más que desconocen por completo el sistema de ganadería extensiva que hay en Salamanca", señala la organización en un escrito.

 

El presidente de Asaja Salamanca, Luis Ángel Cabezas, quien ha asistido a la reunión acompañado de dos ganaderos que se han visto afectados por ataques del lobo, ha mostrado su decepción con lo ocurrido esta mañana. “Los representantes de la Junta han demostrado desconocer por completo como es el modelo de explotación en extensivo, y que este tipo de ganadería es incompatible con la presencia del lobo. Siguen empeñados en hacerlo compatible por miedo a la presión de los grupos ecologistas, y mientras tanto es el ganadero el que tiene que alimentar al lobo y arruinarse. La reunión ha sido una pérdida de tiempo para todos”, ha indicado.

 

El modelo de ganadería extensivo, que es el que se practica en Arribes, "se basa en el aprovechamiento de los recursos naturales por parte de los animales en libertad gracias a las importantes dimensiones que tienen las explotaciones. Es inviable encerrar vacas de lidia o moruchas en corrales por la noche", indica.

 

La Junta de Castilla y León ha demostrado este 22 de diciembre que sigue posicionada del lado del depredador, "del lobo asesino de animales y grupos de presión ecologistas, en lugar de las personas, de los ganaderos y de los habitantes de Arribes del Duero, que tendrán que seguir sufriendo pérdidas económicas por los ataques del lobo, padeciendo los problemas de ansiedad que generan los continuos ataques del depredador y sobre todo, el sentimiento de abandono que tienen por parte de las Administraciones".

 

Los responsables de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León han demostrado hoy un total desprecio por el bienestar animal, prefiriendo que mueran cientos de terneros, ovejas o cerdos, antes que un solo lobo.

 

Asaja Salamanca "recuerda que las pretendidas medidas preventivas que elucubran algunos no pueden aplicarse en esta provincia y recuerda que solicitó el pasado 1 de diciembre al consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, que permita a los ganaderos participar en batidas organizadas contra el lobo, ante las dificultades que ha encontrado la Patrulla de Medio Ambiente para ejecutar el permiso que tiene desde finales de septiembre para abatir un depredador en Arribes", concluye.