ASAJA pide que los ministerios de Hacienda y Agricultura negocien un IVA compensatorio para el campo

La OPA cifra en 68 millones de euros la cuantĂ­a que tendrĂĄn que asumir los agricultores y ganaderos de Castilla y LeĂłn por la subida del IVA

Lo que ayer era un temor hoy es ya una cruda realidad. ASAJA de Castilla y LeĂłn ha cifrado en 68 millones de euros el coste que tendrĂĄn que asumir los agricultores y ganaderos de Castilla y LeĂłn por la subida de los tipos de IVA que hasta ahora se aplicaban a los consumos intermedios empleados en el campo. El sector tendrĂĄ que cargar con subidas de dos puntos mĂĄs (del 8 al 10 por ciento) en el caso de piensos, fertilizantes, semillas, fitosanitarios y gastos veterinarios, y subidas de tres puntos (del 18 al 21 por ciento) en el caso de energĂ­a y lubricantes, mantenimiento de material y edificios y servicios agrĂ­colas, entre otros capĂ­tulos. SegĂşn cĂĄlculos de ASAJA, cerca del 60 por ciento de las subidas serĂĄn soportadas por los ganaderos y el 40 por ciento restante por los agricultores.

Hace 24 horas ASAJA advertía al gobierno de Mariano Rajoy de las ruinosas consecuencias que tendría la subida del IVA para los profesionales de la agricultura y la ganadería, “y hoy queda claro lo poco que importan las reclamaciones del campo en Moncloa”, lamenta. Conocida la decisión del Gobierno, la organización profesional agraria pide que “se convoque con urgencia” una mesa de negociación en la que participe el Ministerio de Agricultura y de Hacienda y representantes del sector agrario para estudiar un posible “IVA compensatorio” para el campo, dado que la inmensa mayoría de los profesionales tributan en un sistema especial que les impide repercutir las subidas de los insumos en los productos que venden.

Tal como explica ASAJA, con la subida del IVA hoy anunciada se rompe la filosofía que inspira el sistema especial fiscal agrario, que, dado que aporta productos intermedios y el IVA se debe aplicar sobre los productos finales que llegan al consumidor, hasta ahora se trataba de que este impuesto resultara neutro en el balance de la explotación. Sin embargo, las subidas que van a entrar en vigor ya no podrán compensarse con el IVA fijo que se marcó en su día para el campo (que es del 10 por ciento en agricultura y del 8,5 por ciento en ganadería), motivo por el cual ASAJA demanda un sistema especial para evitar que el agricultor y ganadero se “traguen” subidas que de ningún modo pueden repercutir.

Finalmente, la organizaciĂłn agraria recuerda que estas subidas de IVA hundirĂĄn aĂşn mĂĄs el consumo, puesto que las familias espaĂąolas ya han hecho muchos ajustes en la cesta de la compra. Y esas caĂ­das de ventas siempre acaban por repercutir en los agricultores y ganaderos, en un momento en el que los precios que reciben por sus productos ya estĂĄn por los suelos.