ASAJA denuncia que la leche importada está hundiendo el mercado nacional

Critica promociones de la distribución que devalúan el valor de la leche

La organización agraria ASAJA ha denunciado en un comunicado que la presión de la leche importada a bajo precio está hundiendo la producción nacional. Desde ASAJA recuerdan que el próximo 30 de marzo concluye la campaña láctea 2011/2012, y aseguran que "todo parece indicar que de nuevo España no cubrirá su cuota láctea, una cuota que ya de por sí es inferior a la demanda real de leche del país".

Desde esta organización agraria señalan que, "contraviniendo las leyes de la oferta y la demanda, esa escasez no ha servido para hacer repuntar los precios, que siguen siendo bajos y apenas cubren los costes de producción de los ganaderos, especialmente altos en este largo periodo de sequía". Así, en lo que llevamos de año la industria ha bajado una media de un céntimo de euro por litro de leche, "y eso que ya se partía de un precio inferior al que se paga en otros países europeos que, además, son exportadores de leche".

Detrás de esta situación, denuncia ASAJA, están las maniobras de la industria para estrangular los precios, favoreciendo la entrada de leche importada a bajo precio e imponiendo a los ganaderos de nuestro país precios inasumibles, lo que explica esta tendencia de los últimos años a producir menos aún, para limitar al menos los costes de las explotaciones. “Desde fuera se podría pensar que cuando algo se importa es porque no existe la posibilidad de producirlo en un país, pero aquí es al revés: no sólo tenemos una cuota un 30 por ciento inferior a lo que consumimos, sino que ni siquiera la estamos cubriendo porque nos inundan con leche de cualquier parte y a cualquier precio”, apunta ASAJA.

La organización, que apoya iniciativas como la Leche Tierra de Sabor para apuntalar el producto local y de calidad y permitir al ganadero recibir un margen suficiente,  denuncia además, la “política de promociones y de regalar bricks que se sigue con demasiada frecuencia en la distribución, confundiendo al consumidor y devaluando aún más el valor de un alimento fundamental como es la leche”.

Los últimos datos de la Consejería de Agricultura apuntan que en Castilla y León hay 2.270 explotaciones de vacuno lechero, con un total de 779.802 toneladas asignadas, aproximadamente el 12 por ciento de la producción nacional, fijada en 6.420.000 toneladas.