ASAJA-Ávila reclama que los regantes sólo paguen por la electricidad consumida

Para esta organización agraria "tarifazo a ‘tarifazo el abusivo coste del servicio, que se ha ido incrementado hasta superar el 100%, está llevando al sector al precipicio".

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila ha reclamado que se reconozca el carácter estacional del regadío para que los agricultores sólo paguen por la electricidad consumida, y no por la que no utilizan como sucede en la actualidad.  Una situación que compromete la viabilidad de las explotaciones y que está llevando al sector al precipicio.


La organización profesional agraria considera de justicia que se atiendan sus reivindicaciones, que pasan por pagar solamente por la electricidad consumida y que incluyen la posibilidad de realizar dos modificaciones anuales de la cuota de potencia para adaptarla a las necesidades reales de consumo de energía eléctrica de las explotaciones.


De esta manera, ASAJA de Ávila anima a participar en la manifestación convocada el próximo 26 de febrero ante la delegación del Gobierno en Valladolid como protesta por la subida indiscriminada de los precios de la luz.


ASAJA de Ávila urge a encontrar una solución a la difícil situación de los regantes, que ven cómo año a año la rentabilidad de sus explotaciones desaparece por el desmesurado incremento de la electricidad y alerta ante una situación límite ante la que exige soluciones.
Y es que los agricultores tienen que abonar la cuota de potencia durante todo el año cuando la utilizan entre tres y seis meses, coincidiendo con la época de riegos. Se trata de una situación insostenible y que pone en jaque al sector, que ha invertido en la modernización de sus explotaciones para lograr ser más eficiente y ahora sufre un varapalo continuo que está llevando al límite del precipicio a los agricultores.


La desaparición en 2008 de las tarifas especiales de riego ha supuesto el continuo incremento de las tarifas eléctricas, hasta superar el 100%. Un incremento que los agricultores no repercuten en el coste de sus productos, por lo que impide que estas explotaciones sean rentables.