ASAJA-Ávila defiende el contrato låcteo como potente arma del sector para mejorar los precios

ASAJA aclara que el contrato lĂĄcteo es una herramienta diferente al Protocolo, impulsada por Bruselas y que hace un aĂąo gozĂł del acuerdo unĂĄnime del sector

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila ha defendido el contrato låcteo, obligatorio desde el 3 de octubre, como potente arma para regular las relaciones de los ganaderos con la gran distribución, frente a la situación anterior de desprotección total para el productor, en la que el ganadero otorgaba la leche a una empresa låctea que fija el precio a posteriori, sin ningún contrato que estableciese las condiciones de la entrega.

Eso sí, ASAJA de Ávila exige a las Administraciones competentes que se fijen precios justos para el ganadero que garanticen la viabilidad de las explotaciones.

Asimismo, el presidente de la organización profesional agraria, Joaquín Antonio Pino, apuntó que el “siguiente paso” es lograr la unión de todos los ganaderos de vacuno en la Organización de Productores Lácteos, que permita negociar de “tú a tú” con los intermediarios. De esta manera, recomendó a los ganaderos abulenses sumarse a esta entidad, que agrupa a diferentes cooperativas de la Comunidad. Para ASAJA es imprescindible que se concentre la oferta para poder negociar con la distribución.

ASAJA de Ávila considera fundamental para dar estabilidad al sector una herramienta como el contrato låcteo, impulsada desde la Unión Europea y que en 2011, con el anterior Gobierno, gozó del consenso de todas las organizaciones agrarias y de productores låcteos para que el sector fortalezca su posición negociadora al hacerlo de manera conjunta. Ademås, dota de mayor transparencia a la cadena de valor, que es una de las exigencias de la OPA.

Por eso ASAJA considera muy negativo que otras organizaciones agrarias por ataduras polĂ­ticas se desvinculen ahora del contrato lĂĄcteo, cuando hace un aĂąo lo valoraban positivamente, un hecho que no hace sino debilitar a los productores.

ASAJA sĂ­ ha firmado el 28 de septiembre, junto con las Cooperativas Agroalimentarias y la FederaciĂłn Nacional de Industrias LĂĄcteas (FENIL), ANGED, ASEDAS y ACES, el Protocolo para la mejora del funcionamiento de la cadena de distribuciĂłn del sector lĂĄcteo, que busca mejorar la situaciĂłn de este sector productor. Un documento que pretende mejorar las relaciones de toda la cadena de valor de la leche, incorporando por vez primera a las cadenas de distribuciĂłn y actuando como garante el propio Ministerio.

Una vez mĂĄs, ASAJA lamenta la desuniĂłn del sector con la negativa de COAG y UPA a suscribir este Protocolo. UCCL no pudo participar en las negociaciones por no tener representatividad a nivel nacional.

Los servicios tĂŠcnicos de ASAJA trabajan en Bruselas, Madrid y Valladolid para articular este tipo de medidas fundamentales para salvar al sector, mientras que otros se dedican a hacer demagogia.

En los últimos meses se han cerrado en la provincia de Ávila mås de una docena de explotaciones por la crisis de precios. Una situación dramåtica ante la que ASAJA reclama al resto de OPAs seriedad y compromiso con el sector.

Contrato lĂĄcteo
La regulaciĂłn de los contratos lĂĄcteos y el reconocimiento de las organizaciones de productores lĂĄcteos y su papel se estableciĂł en el Real Decreto 460/2011 de 1 de abril, y entonces gozĂł del consenso la mayorĂ­a del sector, de la interprofesional INLAC y de organizaciones responsables como ASAJA, y surgiĂł de las conclusiones del grupo de expertos de la UniĂłn Europea para dar respuesta a los problemas del sector lĂĄcteo, en particular la polĂ­tica de mercados.

El choque con normativa europea hizo que en lo principal de su contenido no entrase en vigor, es decir, no era de aplicaciĂłn prĂĄctica. Esta filosofĂ­a, compartida por la UniĂłn Europea, ha necesitado del estudio de una comisiĂłn de expertos y posteriormente del refrendo del Parlamento y la ComisiĂłn, lo que se ha traducido en una modificaciĂłn del Reglamento (CE) 1.234/2007. Esta modificaciĂłn corresponde al Reglamento (UE) 261/2012 y al Reglamento (UE) 880/2012 de 28 de junio, publicado en el Diario Oficial de la UniĂłn Europea el 28 de septiembre.

El Ministerio de Agricultura adaptĂł el Real Decreto a la nueva normativa europea, con la publicaciĂłn del Real Decreto 1363/2012 de 28 de septiembre.