ASAJA asegura que las ayudas anunciadas por Arias Cañete serán insuficientes

Denuncia el fallo de los mecanismos de control y regulación del sector, cuando se está importando leche más cara de lo que se paga a los productores españoles

ASAJA de Castilla y León ha valorado positivamente, a través de un comunicado,  que se apruebe una ayuda al sector lácteo para paliar la grave crisis económica que atraviesa, aunque señalan que "la cantidad anunciada por el ministro Arias Cañete es absolutamente insuficiente puesto que al parecer es un esfuerzo que se pide en exclusiva a la Unión Europea, y no se va a corresponder con otro similar de las administraciones más próximas, el ministerio de Agricultura y las Comunidades Autónomas".

La organización agraria recuerda que la promesa que ha hecho el ministro Miguel Arias Cañete en Galicia, de aprobar una ayuda inmediata al sector lácteo por importe de 30 millones de euros, supone un importe de 3,8 millones de euros para Castilla y León si dicho importe se distribuye, como todo haría pensar, en función de la cuota asignada a cada ganadero. Sobre una cuta de 6.362.294 toneladas que tiene España, aseguran, la suma de la cuota de todos los ganaderos de Castilla y León representa 813.573 toneladas. Los 2.026 ganaderos de vacuno de leche que existen en Castilla y León podrían percibir una ayuda media de 1.891 euros, a razón de 4,71 euros por tonelada de cuota asignada, según estimaciones de ASAJA.

Solicitan así a las distintas administraciones que liberen ya todas las ayudas de la PAC, tanto de pago único como ayudas directas, que estén relacionadas con el sector ganadero productor de leche, pues las explotaciones necesitan liquidez para afrontar los muchos pagos que se acumulan.

ASAJA de Castilla y León, que valora el esfuerzo presupuestario que puedan hacer las administraciones, que valora la rapidez con la que se ha publicado el Decreto que desarrolla el llamado "paquete lácteo" y que valora asimismo el interés del ministerio de Agricultura por mejorar el funcionamiento de la cadena de distribución del sector lácteo, quiere recordar a todas las partes implicadas que "el problema de los ganaderos de leche radica en los bajos precios que perciben y que únicamente se solucionará cuando repunten lo suficiente como para cubrir los costes de producción y permitir un margen de beneficio".

Hoy el sector lácteo soporta precios en origen iguales a los que había hace veinte años, en torno a los 30 céntimos de euro por litro, en un contexto de sumo encarecimiento de los costes de producción, sobre todo de los piensos y de otros insumos. Esta situación de bajos precios, donde son habituales las ventas a pérdidas, es común a otros países de la Unión, pero es en España donde la crisis está más acentuada y prolongada en el tiempo.

ASAJA de Castilla y León denuncia el fallo de los mecanismos de control y regulación del sector lácteo ya que se está dando la paradoja de que, siendo España un país netamente importador de leche –se consumen 9 millones de toneladas y se producen escasamente 6–, los precios a los ganaderos son los más bajos de Europa, lo que indica que se está importando el producto más caro de lo que se le paga a los productores españoles quienes, por la baja rentabilidad, ya no llegan ni a cubrir su cuota.