Asaja aprovecha San Antón para recordar la importancia económica y social del sector ganadero

Vacas

Asaja recuerda las carencias y necesidades que soportan los profesionales de la ganadería a la vez que pide mayor compromiso con un sector fundamental en Castilla y León. 

Con motivo de la celebración este domingo de la festividad de San Antón, santo protector de los animales y patrono de los ganaderos, la organización agraria Asaja quiere subrayar las necesidades y carencias específicas que soportan estos profesionales y pedir a las administraciones un mayor compromiso con un sector que, representando el cincuenta por ciento de la Producción Final Agraria regional, pasa muchas veces a un segundo plano.

 

El recién concluido 2015 se ha caracterizado por cotizaciones desiguales pero en general bajistas de los productos ganaderos, sobre todo de los sectores cuantitativamente más importantes, como son leche de vaca (con una crisis de precios aún no resuelta, porque se está pagando por debajo de la marca de rentabilidad, 34 céntimos litro) y ovino de carne.

 

También llevan meses difíciles las explotaciones de conejos y de porcino. Las perspectivas de mercado siguen siendo muy complicadas, dado que en buena parte depende del marco internacional y de las exportaciones, y al veto ruso, que se está prolongando más de lo esperado, se ha sumado el freno de otro de los principales países importadores de carne, China. Además, sigue pendiente el futuro acuerdo de Tratado de Libre Comercio entre EE.UU. y la UE, con repercusiones en muchos subsectores ganaderos.

 

Al margen de la situación internacional, donde sí hay un trabajo fundamental que ha de resolver la administración nacional, con el apoyo de la autonómica, es la implantación a todos los efectos de la Ley de la Cadena Alimentaria y en el fortalecimiento de la Agencia de Información y Control Alimentarios, “que pueden hacer mucho tanto para identificar con claridad nuestro producto como para evitar situaciones de abuso por parte de industria y distribución”, señala Asaja.

 

También pone el sector ganadero tareas que competen directamente a la Junta de Castilla y León, como son las medidas de control que eviten los permanentes daños causados por la fauna sobre el ganado (en especial el lobo), así como la gestión de las campañas de saneamiento, cuyos efectos, a veces desproporcionados, son uno de los principales temores de los profesionales del sector.

 

Asaja recuerda que la ganadería en Castilla y León es la que tira del consumo de la mayoría de los productos agrarios, en particular cereales y forrajes; sustenta una pujante industria agroalimentaria; genera empleo asalariado como ningún otro, y además ocupa el territorio incluso en las zonas más marginales y deprimidas, “algo que en una comunidad autónoma con graves problemas de despoblación debería estar mucho más valorado de lo que por desgracia está”.