aro Rubiales afirma que hubiera aceptado la dimisión de Oscar López por el caso Ponferrada

Amparo Rubiales, este miércoles durante el desayuno informativo
La presidenta del PSOE-A, Amparo Rubiales, manifiesta que ella hubiera aceptado la dimisión de Oscar López como secretario federal de Organización del partido por el "gravísimo" caso de Ponferrada (León).
SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)



Durante su intervención este miércoles en un desayuno informativo de 'Fórum Europa. Tribuna Andalucía', Rubiales, que ha sido preguntada sobre si cree que se debería haber aceptado esa dimisión de López


--quien en un primer momento dio su respaldo a la moción de censura del PSOE, con el apoyo de un condenado por acoso sexual, para desalojar al PP de la alcaldía de Ponferrada-- ha manifestado que ella no estuvo en la reunión de la Permanente de la Ejecutiva Federal donde el secretario de Organización puso su cargo a disposición del partido, pero que si hubiera estado "habría aceptado la dimisión".

"Si hubiera estado, sin haber oído a la otra parte, acepto la dimisión, pero me falta haber oído a la otra parte; a lo mejor, si oigo a la otra parte, adoptó la decisión que adopta la Permanente de la Ejecutiva", ha indicado Rubiales.

Rubiales fue la primera dirigente del PSOE-A que expresó, "sin preguntar a nadie", el mismo día de la moción de censura su rechazo a que su partido llegara a la Alcaldía de Ponferrada con el apoyo de un condenado por acoso sexual.

Ha insistido en que ha sido un caso "gravísimo y durísimo" para el PSOE, un partido que tiene como razón de ser la igualdad, la cual no puede ponerse en juego ni por un "ayuntamiento ni por nada".

Durante su intervención, Rubiales, que ha sido presentada por el vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, ha expresado su preocupación por el debilitamiento del lazo entre los representantes y los representados que se está viviendo en estos duros momentos y ha señalado que, sin duda, el camino para que los ciudadanos recuperes la confianza en la política es que las decisiones que se tomen coincidan con la voluntad de los mismos.

La dirigente socialista ha alertado de que la desafección política puede ir en aumento y "terminaremos muy mal" si no se adoptan medidas eficaces. "Estamos obligados a repensar cambios en nuestro sistema democrático", según Rubiales, para quien, de lo contrario, podemos perder esta democracia y, en consecuencia, la igualdad y la libertad.

Ha puesto el acento en que son los dos grandes partidos, PP y PSOE, los que acusan de una manera más evidente el descontento de los ciudadanos, quienes, según ponen de manifiesto algunas encuestas, confían más en los movimientos sociales que en los partidos.

Para Rubiales, la mentira y los incumplimientos son el "combustible más activo" para la desafección ciudadana hacia la política. Para hacer frente a ello, en su opinión, no cabe más que responsabilidad y considerar que los programas electorales con los que los partidos concurren a las elecciones son "contratos" con la ciudadanía, que se tienen que cumplir.

Asimismo, la presidenta del PSOE-A ha indicado que la corrupción política es como una "mancha viscosa que lo impregna todo" y que contribuye a la indignación de los ciudadanos. Para Rubiales, "entre todos" hay que hacer frente a la corrupción y dejar de lado eso del "y tú más o la práctica del ventilador".

DESCRÉDITO DE LOS PARTIDOS

Ha insistido en el descrédito en el que están sumidos los partidos, a lo que hay que hacer frente con una mayor apertura a la sociedad y dejando de lado ya esa "hiperactividad de puro rifirrafe entre partidos e ideologías". "Los partidos tienen que ser capaces de adaptar su funcionamiento a la realidad para dar respuesta a las demandas de los ciudadanos", según ha señalado.

Por su parte, Mario Jiménez ha destacado la clara e inequívoca vocación de servicio público de Amparo Rubiales, que diariamente da a todos el partido "lecciones de compromiso y sencillez". En su opinión, la definen cualidades como "rebeldía y sensatez" y "firmeza y diálogo", al tiempo que es la persona idónea para poner el foco en los claroscuros de un sistema democrático más amenazado que nunca".

Ha resaltado que su vocación de servicio público siempre ha estado espoleada por un claro espíritu de lucha por la igualdad y la libertad, lo que le llevó en su día a elegir la militancia política como forma de acabar con la dictadura. Para Jiménez, la voz de personas como Amparo Rubiales es más necesaria que nunca en el contexto actual, cuando se están poniendo en juego principios como el de la igualdad.