Arias Cañete apuesta por "una aplicación nacional" de la PAC

"Buscamos que los apoyos a cada sector los hagamos con una política de carácter nacional, no que en cada territorio cada comunidad autónoma pueda establecer apoyos distintos a los mismos cultivos".

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado este lunes que es "rigurosamente falso" que el Gobierno apoye la llamada 'tasa plana' que Bruselas reclama en la reforma de la Política Agraria Común (PAC), con el objetivo de que todos los agricultores europeos reciban las mismas ayudas; si bien ha matizado que sí apuesta por una "aplicación homogénea" y de carácter "nacional" para evitar distorsiones en el sector español.

  

"Buscamos que los apoyos a cada sector los hagamos con una política de carácter nacional, no que en cada territorio cada comunidad autónoma pueda establecer apoyos distintos a los mismos cultivos, creando distorsiones en el mercado único que alteren la competencia. Pero es rigurosamente falso que vayamos a aplicar una tasa plana", ha declarado Arias Cañete a la prensa en Bruselas.

  

El ministro ha achacado a "una mala interpretación" de sus declaraciones este fin de semana en Andalucía los temores de que el Gobierno apoye ese reparto unitario por hectárea y ha afirmado que "todo el que diga que el Gobierno quiere una tasa plana miente radicalmente".

  

Los ministros de agricultura de la Unión Europea se reúnen este lunes en la capital europea para repasar el estado de las negociaciones con la Eurocámara y la Comisión Europea para reformar la PAC. El debate de esta cita se centra en las posibilidades de consenso para definir la figura del agricultor activo y en la aplicación voluntaria u obligatoria de los programas de apoyo a los jóvenes agricultores y los nuevos productores.

  

Sin embargo, una de las principales reivindicaciones de España en el curso de las negociaciones es relajar la "convergencia interna" o 'tasa plana' propuesta por Bruselas dentro de cada Estado, independientemente del cultivo o región de cada agricultor, según ha recordado Arias Cañete.

  

El ministro español ha celebrado que la posición consensuada hasta ahora por los 27 para defender en las negociaciones contempla "limitar las hectáreas elegibles y que la tasa plana en 2019 no exista". Los gobiernos europeos abogan por una aplicación progresiva de dicha convergencia en ese plazo, pero no al punto de una tasa igual para todos, algo que el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, no ve con buenos ojos.

  

Así las cosas, el ministro Arias Cañete insiste en que el Gobierno mantiene en las discusiones a nivel europeo una posición contraria a la 'tasa plana', aunque apuesta por "una política de carácter nacional", tal y como propondrá al sector en la reunión sectorial del mes de julio.

  

También ha recalcado el ministro que los derechos históricos que desaparecerán con la reforma "no son de las comunidades autónomas" sino de los agricultores individualmente, que son "los que realmente trabaja en el campo e invierten" en él, por lo que el reparto de las ayudas "no es una suma de cantidades por territorio, sino de sumas que perciben los agricultores individualmente".

  

En cualquier caso, España defenderá que los agricultores "sigan percibiendo el mismo nivel de apoyo" que obtienen en la actualidad, pero evitando "que cada comunidad pueda aplicar la política agraria con criterios distintos en cada territorio".

  

La falta de una aplicación "homogénea" que garantice la "igualdad de competencia", según ha alertado el ministro, podría llevar a que si una región opta por apoyar un cultivo "a tope" y otras no, los agricultores de estas últimas "quedarían en peor competencia cuando los precios son únicos en todo el territorio nacional".