Argentina, ansiosa de que Messi cumpla con su cuenta pendiente

Leo Messi, el líder indiscutible de una selección que aspira a todo

La selección de Argentina acude al Mundial con la sensación de estar ante un juicio, con poco margen de error ante la posibilidad de ganar en terreno enemigo y de ver cumplir el sueño de una generación liderada por Leo Messi.

 

FICHA TÉCNICA

 

Participaciones en Mundiales: Dieciséis (1930, 1934, 1958, 1962, 1966, 1974, 1978, 1982, 1986, 1990, 1994, 1998, 2002, 2006, 2010 y 2014).

Títulos: Dos (1978 y 1986).

Mejor resultado: Campeona (1978 y 1986).

Palmarés: Dos Mundiales (1978 y 1986), catorce Copas América (1921, 1925, 1927, 1929, 1937, 1941, 1945, 1946, 1947, 1955, 1957, 1959, 1991 y 1993) y una Confederaciones (1992).

Cómo se clasificó: Primero en las Clasificatorias de la Conmebol.

Calendario primera fase:

16/06 0.00 Río de Janeiro Argentina-Bosnia y Herzegovina.

21/06 18.00 Belo Horizonte Argentina-Irán.

25/06 18.00 Porto Alegre Nigeria-Argentina.

Argentina jugó bien e ilusionó en las Clasificatorias para el torneo, con lo que por primera vez en mucho tiempo llega a un Mundial como claro aspirante no solo por su historia o nombres de sus figuras, sino por el fútbol e idea de juego que parecen haber consolidado con Alejandro Sabella como seleccionador.

Se clasificaron como primeros de grupo, superando a Colombia, Chile, Ecuador y Uruguay, dominando sin problemas las Eliminatorias Sudamericanas. Sin Brasil, clasificada como anfitriona, Argentina tuvo una más plácida clasificación pero no dudó, no tembló, y no dejó el liderato desde que lo cogió en la séptima jornada, en una segunda vuelta en que solo perdió, ya como líder, en el último partido en Uruguay.

Dos veces campeona, en 1978 y 1986, Argentina hace mucho que no brilla en la máxima competición mundial y que va a la deriva en la búsqueda del 'triplete'. Hay un gran grupo, con pólvora por escoger en ataque y un gusto por jugar más ofensivo. Si Messi recupera su mejor versión, un equipo que cuenta con Agüero, Higuaín y Lavezzi, y donde la única gran ausencia es el 'Apache' Tévez, Argentina asusta.

Sin embargo, este grupo y el 'Pulga' perdieron tal oportunidad en Sudáfrica 2010, donde fueron muchos de sus compañeros en el Barça los que con la 'Roja' levantaron su primer título mundial. Entonces, igual que en la cita previa de Alemania 2006, Argentina llegó 'únicamente' a los cuartos de final, poco premio y poco lustre para los blanquiazules. Además, el 0-4 ante Alemania en Sudáfrica dejó muy tocado a un equipo, superado por la presión y por la poca mano que demostró como seleccionador un mito argentino como Diego Armando Maradona.

Desde 1993 tampoco ganan una Copa América, fallando también en la de 2011 que organizaron, con lo que la presión por ganar aumenta también por este lado, pues hace mucho que un capitán albiceleste no alza al cielo un trofeo. Para ello cuenta con un grupo más compacto, con mucha calidad y alternativas de mediocampo hacia arriba, pero con problemas en la parte defensiva.

Encuadrada en el Grupo F, junto a Bosnia y Herzegovina, Nigeria e Irán, la bicampeona del mundo no debería pasar apuros para clasificarse para los octavos de final. Son claros favoritos, aunque deberán vigilar el poderío físico de las 'águiles verdes' nigerianas y al batallón ofensivo bosnio, que con Dzeko, Ibisevic o Pjanic también brillaron en la clasificación europea.

MESSI, A SUPERAR A MARADONA

Para poder llegar a buen puerto y alcanzar la cita de Maracaná, hogar de su archirival Brasil, Argentina necesitará que el capitán Messi esté fino, inspirado, ilusionado y brillante como ha demostrado serlo en anterioridad. Se le ha criticado mucho en Argentina que no juegue con la albiceleste como lo hace con el FC Barcelona, aunque las tornas pueden cambiar. Debe ser ahora o nunca, a sus 27 años.

No criticado en la capital catalana, pero sí cuestionado por no correr ni presionar como antes, por haber perdido en este curso su letalidad, muchos apuntan a que se debe al miedo de romperse ante una cita, la más importante este año, que no es otra que el Mundial, sabedor de que todo un país le mira atentamente.

El 'crack' argentino se lesionó una vez más muscularmente, a principios de noviembre, y salvo de forma esporádica, no se le volvió a ver ni siquiera cerca de su mejor nivel, aunque se mantiene en la pugna por el 'pichichi' liguero junto a Cristiano Ronaldo y Diego Costa.

El de Rosario quiere estar a tope, quiere campeonar y añadir una Copa del Mundo a su excelso palmarés, que sería más brillante todavía con el único gran título que le falta. Tiene, a nivel de equipo, todo con el Barça, a nivel personal, nada le falta por ganar tampoco, así que su falta, su hueco por llenar, no tiene otro nombre; Mundial.

De ganarlo, como capitán y a priori líder en el terreno de juego, podría superar por fin a su ídolo y extécnico, Diego Armando Maradona, quien todavía es un 'Dios' en Argentina pero quizá con fecha de caducidad. Nadie en Argentina dudaría de que su máximo embajador, su mejor futbolista de la historia, puesto que todavía ostenta el 'Pelusa', sería Messi si baja de Brasil con la Copa en mano.

Sus tres Ligas de Campeones con el FC Barcelona son lo más destacado en su palmarés, que brilla a nivel de jugador blaugrana, pero con Argentina solo tiene un Mundial juvenil y un Oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, donde fue el artífice del éxito que espera repetir este verano.

SABELLA DEBE CONFIRMAR EXPECTATIVAS

El seleccionador albiceleste, Alejandro Sabella, sabe también que tiene la presión sobre sus hombros, pues ésta no recaerá únicamente en Messi y el resto de sus seleccionados. Ha apostado por un grupo más joven, sobre todo rejuveneciendo la defensa, y parece tener clara una idea de juego que ahora deberá confirmar, aunque ahora debe centrarse en recuperar la confianza de un grupo, al parecer molesto por el descarte de Ever Banega, gran amigo de, entre otros, el 'Pulga'.

Han pasado grandes técnicos por los banquillos de Argentina, como Alfio Basile, Marcelo Bielsa o Diego Armando Maradona, pero ninguno de ellos logró volver hacer reír a Argentina. Y este, no otro, es el objetivo de Sabella; inscribir su nombre en el tercer Mundial albiceleste.

Mediocampista que vivió a la sombra de grandes jugadores de su misma generación, como Norberto Alonso primero o el propio Maradona a la postre, no tuvo mucha presencia como internacional, y ahora en el banquillo puede obtener la gloria frustrada de su época como futbolista. Se ganó el derecho a ser DT con Estudiantes de La Plata, con quien ganó una Libertadores y un Apertura.

 

Noticias relacionadas