Arévalo podría contar con la primera microreserva de flora de Castilla y León

Neumáticos en parcelas municipales de Cantazorras de Arévalo

Galérida Ornitólogos ha solicitado al Ayuntamiento de Arévalo la retirada de los más de 600 neumáticos que se encuentran en parcelas municipales de Cantazorras y pide apoyo institucional para que se declare Microrreserva de flora Vascular este paraje arevalense.

Trabajos de campo de miembros del Grupo de Estudios Ambientales Galérida Ornitólogos de Arévalo han propiciado el hallazgo de una interesante variedad de ejemplares de flora vascular en el paraje conocido como Cantazorras, situado al norte del término municipal de Arévalo.

 

Entre las plantas encontradas destaca una, Malvella Sherardiana, que se encuentra incluida en el Catálogo de flora vascular protegida de la Junta de Castilla y León. “La catalogación como de Atención Preferente obliga a la Administración Regional a elaborar un plan de manejo que garantice su conservación y una de las figuras adecuadas, según legisla la propia Junta, sería la creación de una Microrreserva de flora Vascular que se extienda por los terrenos de titularidad pública y privada existentes en ese paraje” manifiestan.


Desde Galérida se ha hecho llegar al  Ayuntamiento de Arévalo un documento propuesta de declaración ambiental en donde se recogen todos los aspectos básicos y necesarios para proteger el extraordinario elenco de flora existente.


“Solicitamos apoyo institucional para esta declaración ambiental y además, otras medidas complementarias y urgentes como la retirada de los más de 600 neumáticos dispersos por la zona y a lo largo de lo que fuera en su día un circuito de motocross. También se solicita la prohibición de circulación de todo tipo de vehículos por las parcelas municipales, incluso las BTT y se proceda a la limpieza integral de otros residuos existentes” manifiestan desde el grupo de estudios ambientales arevalense.
Este paraje, de origen terciario, representa las últimas estribaciones meridionales de los Montes Torozos Castellanos. La particularidad de sus suelos margosos y yesosos lo convierte en un espacio singular que aporta matices interesantes a la rica variedad de ecotonos presentes en las inmediaciones de Arévalo.