Arévalo acoge una exposición sobre la historia de la agricultura que está guiada por Isabel la Católica

El Ministerio de Agricultura ha abierto al público el castillo de Arévalo para mostrar la exposición permanente 'Castillo y silo. Un lugar único en el mundo', que ofrece un recorrido histórico a través de la agricultura y la cultura campesina españolas y resalta la importancia de este sector en el desarrollo de nuestro país.

Edificado en el siglo XV, el castillo es patrimonio del Ministerio y está gestionado por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), organizador de esta exposición.

 

El recorrido se inicia en la Torre del Homenaje, desde donde se da a conocer la historia de esta fortaleza de arte mudéjar y sus diferentes etapas de construcción.

 

La visita de esta exposición audiovisual está guiada por el personaje de la reina católica Isabel de Castilla, muy vinculada a la villa y al castillo de Arévalo. Sus reflexiones resaltarán la importancia de la agricultura desde sus orígenes, cuando esta actividad cambió la tendencia migrante de los antepasados y dio lugar a los primeros asentamientos, y mostrará una visión de la agricultura del futuro.

 

La muestra continuará en la planta segunda de la torre, donde se encuentra la singular colección de cereales del FEGA, la cual reúne más de 400 variedades de la biodiversidad cerealista.

 

La exposición también permitirá conocer el importante papel de la Administración en el desarrollo agrícola del país, que despegó en los años treinta del pasado siglo cuando el problema de la especulación del trigo forzó al Estado a intervenir en el mercado del cereal, regulándolo y asegurando su abastecimiento.

 

Surgiría así la mayor red de silos europea, la Red Nacional de Silos y Graneros (RNSG), que aparece representada mediante maquetas y un mapa interactivo.

 

En el edificio anejo, se muestran las antiguas oficinas del jefe de silo, dónde se recoge una muestra del devenir histórico del sector, desde el primitivo Servicio Nacional de Trigo (SNT) al actual FEGA.

 

El visitante podrá descubrir, además, el interior de las celdas de este enclave, en las que se depositaba y almacenaba el grano, y conocer su mantenimiento y funcionamiento, desde la entrada del grano hasta su ensacado.

 

El recorrido concluirá con un video que ofrecerá una reflexión sobre el pasado y el futuro de la agricultura.