Arbeloa: "Valdebebas estuvo empapelada con la foto de Piqué enseñando la mano"

Arbeloa Selecion Futbol

Álvaro Arbeloa ha revelado que la ciudad deportiva de Valdebebas "estuvo empapelada con la foto de Piqué enseñando la mano" después del 5-0 sufrido en la época de José Mourinho y que mantiene "muy buena relación con el vestuario y con Casillas también".

"Toda esa semana (después del 5-0) Valdebebas estuvo empapelada con las declaraciones de ellos sobre su superioridad y su estilo y esas cosas, y la foto con el gesto de Piqué enseñando la mano. No me preguntes quién lo hizo porque no tengo ni idea, y sé que 'Mou' no fue porque pasaba absolutamente de eso. Pero a alguno se le ocurriría", reveló Arbeloa en una entrevista a Jot Down.

Sobre aquella época, el lateral explicó que se dieron "cuenta de quién es 'Mou' un día de pretemporada". "Los españoles veníamos de ser campeones del mundo y nos incorporamos en Los Ángeles. Allí jugamos un partido contra los Galaxy y en el descanso palmábamos 2-0. ¡Los gritos que soltó por esa boca! A todos, no se salvó ni uno. Aprendimos rápido quién era Mou. Tú no te imaginabas a Pellegrini gritándole así a Cristiano", aseguró.

Volviendo al presente, Arbeloa zanjó que "ya está todo dicho" respecto a su relación con Casillas. "Somos dos profesionales que peleamos por lo mismo, el Real Madrid", apuntó, aclarando que "en absoluto" existen bandos en el vestuario del equipo blanco.

"Yo tengo muy buena relación con el vestuario y él también. Somos un equipo y esta situación se ha dado antes. Alguna vez han estado dos jugadores que eran íntimos dos años sin hablarse. El vestuario lo lleva con naturalidad y ahora ellos lo han arreglado y listo. Somos veintidós personas en el día a día, la mayoría viajando juntas todas las semanas. Da tiempo a todo, a amistarse, a enemistarse, a llevarse mejor o peor. Pero por encima de todo está el Madrid y en el campo solo existe el Madrid", reivindicó.

En cuanto a Cristiano Ronaldo, declaró que "lo que hace es tremendo". "Porque él tiene un talento natural y condiciones para desarrollarlo, pero es que además es un obseso de la perfección. Ganar, mejorar, seguir, pelear. Un día tras otro, sin descanso", añadió.

El salmantino también mostró su admiración por un nuevo compañero de selección, Diego Costa. "Le ves jugar a Diego Costa y piensas: 'Joder, este tío qué cosas hace'. Bueno, pues yo quiero a un Diego Costa en mi equipo. Un rompehuevos que va a por todos los balones y choca con todo el mundo. Y cuando juego contra él me tendré que pegar con él y ya está", advirtió.

Además, Arbeloa subrayó que "ahora se hace mucha incidencia" en que los futbolistas tienen que ser "ejemplos para los niños", pero aclaró que él no tiene que ser "ejemplo para nadie". "Tengo que ser ejemplo para mis hijos y punto. Nunca salgo al campo pensando en los niños. Ni pensando en hacer daño a nadie o queriendo lesionar. Soy jugador de fútbol y salgo pensando en lo mejor para mi equipo", zanjó.