Aprobada la Ordenanza de Transparencia de la Diputación de Ávila

Pleno de la Diputación de Ávila. Archivo

La Diputación establece como principios fundamentales de funcionamiento la transparencia y la participación, para que la ciudadanía pueda acceder a la información institucional.

La Diputación de Ávila ha aprobado de forma definitiva la Ordenanza Provincial de Transparencia, Acceso a la Información y Reutilización, que será de obligada aplicación no sólo para la institución sino también en todos los organismos autónomos, sociedades, fundaciones y consorcios adscritos o en los que la Diputación tenga participación.

 

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) ha publicado este martes el anuncio de la aprobación definitiva de esta ordenanza, una vez concluido el plazo de información pública, sin que se hayan presentado alegaciones, reclamaciones o sugerencias al expediente.

 

Mediante esta ordenanza, la Diputación de Ávila establece como principios fundamentales de funcionamiento la transparencia y la participación, de cara a que la ciudadanía pueda acceder a la información institucional y se empleen las tecnologías de la información y la comunicación para facilitar la participación y la comunicación con los vecinos.

 

La ordenanza, integrada por 50 artículos distribuidos en siete capítulos, establece unas normas que regularán la transparencia de la actividad de la Diputación de Ávila, así como el ejercicio del derecho de reutilización y acceso a la información pública, estableciendo los medios necesarios para ello, que serán preferentemente electrónicos.

 

En este sentido, la ordenanza establece el acceso a la información en aspectos como organización, planificación y personal de la institución; sobre contratación, convenios y subvenciones; información económica, financiera y presupuestaria o sobre servicios y procedimientos.

 

También establece los procedimientos de acceso a la información y de su reutilización, así como las reclamaciones y el régimen sancionador. Al respecto, las infracciones se dividirán entre infracciones muy graves, graves y leves, entendiendo entre las primeras, entre otros casos, la alteración muy grave del contenido de la información facilitada, mientras que se entenderá que una infracción es grave cuando se reutilice documentación sin haber obtenido autorización o cuando sea para una finalidad distinta para la que se concedió.

 

Las infracciones podrán ser sancionadas con entre 750 y 3.000 euros de multa y la ordenanza entrará en vigor transcurridos quince días de su publicación en el BOP.