Apenas unas decenas de personas permanecen en la secta de los "miguelianos" tras la detención de su líder

De las 400 personas que formaban la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, más conocida como "los miguelianos, quedan unas 30 que permanecen fieles a su líder, Feliciano Miguel Rosendo da Silva. 

Rosendo da Silva se encuentra en prisión provisional y sin fianza acusado de sendos delitos de asociación ilícita y abusos sexuales.


Rosendo fue detenido el pasado 11 de diciembre por la Guardia Civil en la localidad madrileña de Collado Villalba, desde donde fue trasladado a la prisión de A Lama (Pontevedra).

Los miembros de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel fueron expulsados por las autoridades eclesiásticas de la diócesis de Tui-Vigo la pasada primavera, tras tenerse conocimiento de varias denuncias sobre prácticas delictivas en el seno de esta asociación.

El líder del grupo y una treintena de sus acólitos se trasladó entonces a Madrid, concretamente a sendos chalés de las localidades de Collado Villalba y El Escorial.

La 'hermana' Marta Paz, mano derecha de Miguel Rosendo da Silva y detenida el mismo día que el líder de la secta en Collado Villalba fue puesta en libertad tras declarar ante el juez de Tui (Pontevedra), imputada por un supuesto delito de asociación ilícita y deberá comparecer semanalmente ante sede judicial.

La Guardia Civil registró el pasado viernes, durante dos horas, la conocida como 'Casa Madre' de la Orden Migueliana, en el municipio pontevedrés de Santa María de Oia. En dicho registro, estuvo presente el líder, Rosendo da Silva.