Antolín Sanz propone una Estrategia Nacional para coordinar la prevención y tratamiento del Alzhéimer y otras demencias

Antolín Sanz ha destacado que estas enfermedades representarán uno de los mayores desafíos para los sistemas sanitarios de las próximas décadas


El presidente del PP de Ávila y secretario general del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, Antolín Sanz, pedirá al Gobierno, a través  de una moción, que será debatida y votada en la próxima sesión plenaria de la Cámara, los días 24 y 25 de septiembre, que “disponga la puesta en marcha de una Estrategia Nacional sobre la enfermedad de Alzhéimer y otras Demencias que coordine, tanto la investigación en materia de prevención y tratamiento, como los cuidados socio sanitarios que estos pacientes precisan”.

 

El propósito de la moción es poner de relieve que la demencia es uno de los mayores desafíos para los sistemas sanitarios y sociales de las próximas décadas, ya que constituyen un problema sanitario y social de gran importancia en todo el mundo. Asimismo, ha explicado Sanz, la enfermedad del Alzhéimer representa un ejemplo de deterioro patológico crónico y progresivo del sistema nervioso central que sufren las personas que se ven afectadas por esta enfermedad, que en la actualidad afecta a 1,2 millones de españoles, y que deriva en una dependencia progresiva a causa de la discapacidad que produce y que implica una considerable carga asistencial para la familia y para el sistema sanitario.

 

Antolin Sanz ensalza que los cuidadores son el principal soporte de los cuidados al colectivo de pacientes con Alzheimer. Los cuidadores permiten mantener a los pacientes en  su casa durante el mayor tiempo posible, aumentando su calidad de vida. El soporte familiar y de los cuidadores no profesionales constituyen la base social y conómica de los cuidados. Se estima que más del 80 por ciento de los cuidadores son mujeres, esposas e hijos, que la sociedad en su conjunto y los responsables políticos hemos de valorar.

 

El senador popular, -que también ha recordado que el próximo sábado se celebra el Día Mundial del Alzhéimer- ha destacado que todo esto influye en la sostenibilidad de los sistemas sanitarios y sociales en el futuro y se ve agudizado en estos momentos por la coyuntura económica actual. Pero hay que tener muy presente –añadió- que esta enfermedad es un problema de todos y entre todos hay que afrontarlo.

 

La enfermedad de Alzhéimer es el tipo más común de demencia y representa entre el 60 y el 80% de los casos y, como cualquier enfermedad neurodegenerativa produce situaciones de dependencia que se prolongan a lo largo de muchos años. Además, la prevalencia de estas enfermedades está en fase de aumento porque su evolución va  ligada a la evolución demográfica  de la propia población y, en el caso del Alzhéimer el 70% de las personas diagnosticadas tienen 75 años o más. De manera que en 2020 lo expertos determinan que habrá 42 millones de personas con diagnóstico de demencia en el mundo.

 

Además, un estudio reciente revela que en el año 2025 España tendrá un incremento de casi el 30% de la población afectada por esta enfermedad con respecto a la que había  a principios de los años 90.

 

Ni la atención sanitaria ni los modelos sociales tradicionales permiten el cuidado adecuado de las personas que sufren enfermedades neurodegenerativas. Por tanto –ha explicado Antolín Sanz- es prioritario que se produzcan cambios en las políticas de gestión de los recursos sanitarios y de cuidados dirigidos a las personas en situación de dependencia. De ahí, la petición al Gobierno para que “disponga la puesta en marcha de una Estrategia Nacional sobre la enfermedad de Alzhéimer y otras demencias”.