Antolín Sanz: “poder ofrecer un empleo es la mejor política social”

Mª Ángeles Ortega, César Antón, Antolín Sanz e Ignacio Tremiño

César Antón, director general del IMSERSO, que participa en el Foro sobre Política Social en Ávila ha querido dejar claro que el Gobierno no ha hecho ningún recorte en la Ley de Dependencia, y que en 2012 han sido 132.000 personas más las que se han sumado al cobro de las prestaciones

Esta tarde se celebra en Ávila el Foro de Política Social con la asistencia de César Antón, director general del IMSERSO, Ignacio Tremiño, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Antolín Sanz, presidente del Partido Popular en Ávila, y Mª Ángeles Ortega, senadora por el Partido Popular por Ávila.

 

El objetivo de este Foro es que los máximos responsables de las Políticas Sociales de España, encabezadas por la ministra Ana Mato, se acerquen a las asociaciones abulenses de personas con discapacidad, y les den a conocer de primera manos las medidas sociales que se están tomando al respecto desde el Gobierno.

 

“La Política social no tiene colores, es de todos y hay que trabajar conjuntamente para conseguir mantener y mejorar, aún en esta difícil situación, el Estado del Bienestar en nuestro país. Hoy en día poder ofrecer un empleo es la mejor política social”, declaraba Sanz, que se mostraba muy satisfecho por poder contar hoy en Ávila con Antón y Tremiño, “ya que son dos personas con mucha sensiblidad y que conocen de cerca la problemática de las personas con discapicad, y en estos 16 meses han trabajado para mejorar sus condiciones. El Ministerio de Ana Mato está haciendo sostenibles las Políticas Sociales y la Sanidad y viable el Estado de Bienestar.

 

“A pesar de los momentos de dificultad que atraviesa el país, el Ministerio de Ana Mato, dejó clara sus directrices: atender a los más necesitados, a las personas mayores y a aquellas que sufrieran algún tipo de discapacidad, ellos tenían preferencia. Ese era su mandato, y así lo hemos hecho”, señalaba Ignacio Tremiño.

 

César Antón explicaba los parámetros que se han seguido desde el Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales, y matizaba que “si alguien debe sentirse orgullo por las mejoras de los servicios sociales es la propia sociedad, porque rema en conjunto para su conquista”.

 

“Desde el Ministerio lo primero que se ha hecho es una evalucación de las políticas sociales existentes -una evaluación que hacía más de 5 años que no se hacía- para conocer los resultados de las mismas, evaluarlos y plantear acciones de mejora. Posteriormente se han tomado las medidas que se han considerado pertinentes -conteniendo el déficit impuesto por la UE- haciéndolas transparentes y sostenibles” ha dicho Antón.

 

“En Atención a la Dependencia el sistema anterior establecido era insotenible financieramente. Se han tenido que tomar medidas de ahorro pero siempre dentro del Estado de Derecho, dando servicios y prestaciones. Prestaciones establecidad en un catálogo y que no se han tocado”, matizaba el director general del IMSERSO.

 

“Es cierto que una de las prestaciones ha reducido su cuantía, pero no se ha eliminado, simplemente se ha utilizado para dar servicio a otras acciones. Todas las acciones se han decidido en conjunto con las Comunidades Autónomas y se han publicado en el BOE, la trasparencia ha sido total”, continuaba.

 

Dentro de la Ley de Dependencia, sí se ha eliminado una de las prestaciones: el pago del alta de la Seguridad Sociales a los familiares tutores de los dependientes. Una partida que estaba presupuestada en 33 millones de euros pero que al final se han convertido en más de 900 -indicaba César Antón-, una prestación “que además no iba dirigida directamente al dependiente, que es nuestra prioridad, sino a la familia pero no con una ayuda directa, sino con una posible intención de cobrar una pensión a través de esta cotización que financiaba la Ley de Dependencia”.

 

“Eliminando esa prestación indirecta, y aplicándola ha otra, se ha podido conseguir que 132.000 personas más cobraran la Ayuda de Dependencia en 2012. En nuestro país hay más de 300.000 personas dependientes con derecho a esta ayuda, y el año pasado el 60% estaba en lista de espera, actualmente hay 90.000 personas menos en esa lista. Asimismo, el desempleo en personas con discapacidad en 2013 se ha reducido un 3,5%, y se ha aprobado que aquellas personas con discapacidad que no lleguen a los años de cotización para cobrar una pensión, puedan pagarse la Seguridad Social ellos mismos y así asegurarse un futuro. No se ha suprimido ningúna prestación, es más, se han ampliado”, finalizaba Antón.