Andorra y el Mont Ventoux, puntos clave de la montaña del Tour

La etapa con llegada a Andorra-Arcalis, la jornada 'reina', y la ascensión al mítico Mont Ventoux serán dos de los puntos clave de la 103 edición del Tour de Francia, que tendrá 9 etapas de montaña y cuatro llegadas en alto.

La novena etapa, que transcurrirá entre el Valle de Arán y Andorra Arcalís, tendrá tres puertos de 'primera' y uno de segunda categoría antes de la subida final al de categoría especial de Arcalís.

El primero de ellos es el Puerto de Bonaigua, de 2.072 metros en el kilómetro 19 y con una pendiente media del 6,1%. Poco después, los ciclistas ascenderán el Port del Cantó, de 1.721 metros, con porcentajes del 5,4%.

En el kilómetro 143, los corredores subirán el Alto de la Comella, de segunda categoría. 4,2 kilómetros con una pendiente media del 8,2%. El Col de Breixalis será la antesala de la ascensión de 10 km a Andorra-Arcalis, con un porcentaje del 7,2%.

Tres días más tarde, los ciclistas escalarán el mítico puerto del Mont Ventoux. El puerto de cuarta categoría de Cóte de Gordes y el de Col desTrois Termes, de tercera, serán el preámbulo de la subida al histórico Mont Ventoux. Serán 15,7 kilómetros con una pendiente media del 8,8%. La última vez que se coronó este puerto fue en 2013, con victoria para el bicampeón de la ronda gala, Chris Froome, por delante de Nairo Quintana y del español Mikel Nieve.

La penúltima etapa será determinante de cara al podio final. Tiene un recorrido de 146 kilómetros, pero con dos puertos de primera y uno de segunda, más el de la categoría especial en el final del recorrido.

Los corredores afrontarán en el kilómetro 21 el Col des Aravis en ese vigésimo día de competición. Poco después, el Col de la Colombiére y el Col de la Ramaz serán dos puertos de primera categoría de mucha exigencia. En el kilómetro 134,5 los ciclistas subirán el Col de Joux Plane de categoría especial, con una pendiente media del 8,5% y una ascensión de 11,6 kilómetros. La etapa concluirá en Morzine, en descenso.