(Ampl) El Gobierno eleva su previsión de déficit para este año al 6,3% y retrasa el objetivo del 3% al 2016

El techo de déficit de las comunidades se eleva hasta el 1,2% en 2013, frente al 0,7% previsto hasta ahora




MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Gobierno ha elevado su previsión de déficit público para este año al 6,3%, frente al 4,5% previsto hasta ahora, y ha retrasado el cumplimiento del objetivo marcado por Bruselas del 3% hasta 2016, cuando espera situarlo en el 2,7%, según el nuevo cuadro macroeconómico aprobado por el Gobierno.

En concreto, el Gobierno prevé que el déficit público baje del 6,3% en 2013 al 5,5% en 2014, frente al 2,8% previsto anteriormente. En 2015, la previsión de déficit es del 4,1%, con lo que no bajará del 3% hasta el año 2016, cuando espera situarlo en el 2,7%.

El Gobierno enviará a Bruselas el nuevo programa de estabilidad junto al cuadro macroeconómico actualizado y el plan nacional de reformas para que la Comisión comunique oficialmente si da más tiempo a España para cumplir el pacto de estabilidad y crecimiento. No obstante, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró que estos nuevos objetivos de déficit está pactados con las autoridades europeas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reafirmó la "absoluta necesidad" de reducir el déficit público para salir de la crisis, y detalló que el objetivo es hacer compatible la senda "ineludible y positiva" de reducción del déficit público con la recuperación económica.

Montoro señaló que pedirá este año a las comunidades autónomas un déficit del 1,2%, frente al 0,7% fijado anteriormente. Para la Administración Central del Estado el objetivo de déficit es del 3,7% y para la Seguridad Social del 1,4%, mientras que las corporaciones locales cerrarán prácticamente en equilibrio presupuestario.

Hasta 2016, tanto el Estado como Seguridad Social y comunidades autónomas registrarán déficit entre sus ingresos y gastos, mientras que los ayuntamientos tendrán equilibradas sus cuentas todos los años.

DIFERENCIAS POR COMUNIDADES

"Los puntos de partida de las comunidades son muy diferentes entre sí", ha señalado Montoro para referirse a la disparidad de desfases presentados por las autonomías a cierre de 2012, ya que unas finalizaron con una cifra del 3,5% frente al 0,7% de otras.

Esta situación es la que llevó a abrir en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) la posibilidad de establecer límites de déficit desiguales para cada autonomía, que se está negociando en una comisión de trabajo técnica creada al efecto. Sin embargo, ha dejado claro que no se establecerán singularidades en "la reducción de los componentes estructurales de los déficits públicos".

Montoro ha declarado que la evolución del déficit público previsto por el Gobierno se acompasa a la evolución de la economía y a la salida de la crisis, y subrayó que la consolidación fiscal entre 2012 y 2015 descansa sobre la contención del gasto y un repunte de la recaudación "bastante considerable".

Además hizo hincapié en que España fue en 2012 el país, después de Grecia, donde el esfuerzo fiscal primario, descontada la carga de intereses, fue más intenso. "Ha sido un acontecimiento histórico protagonizado por la sociedad española", dijo.

En su opinión, este esfuerzo "es el que está abriendo las puertas a la financiación de la economía y está permitiendo financiar el país mejor", y, según pronosticó, de esa financiación se derivará crecimiento económico y creación de empleo.

La nueva senda de reducción del déficit prevista por el Ejecutivo incorpora para 2013 una reducción del componente estructural del déficit muy parecida en intensidad a la de 2012 y a partir de ahí siempre estará por encima de la exigencia de corregir el déficit al menos un 0,5% del PIB cada año. "Esto lo cumplimos a lo largo de toda la senda hasta 2016", resaltó.

LA DEUDA ROZARÁ EL 100% DEL PIB EN 2016

Por otra parte, la deuda pública española, que cerró el pasado año en el 84,2% del PIB, crecerá más de diez puntos entre este año y el próximo, y rozará el 100% en el horizonte de 2016, según el escenario macroeconómico incluido en el Programa de Estabilidad aprobado este viernes por el Consejo de Ministros.

En concreto, las nuevas previsiones del Gobierno apuntan a una deuda pública del 91,4% del PIB para este año, 4,2 puntos más respecto al cierre de 2012. Para el próximo año, el nivel de deuda pública subirá casi cinco puntos, hasta el 96,2% del PIB.

Este crecimiento de la deuda pública proseguirá en los siguientes ejercicios, hasta situarse en el 99,1% en el ejercicio de 2015. Las nuevas previsiones del Gobierno pronostican que la deuda llegará al 99,8% del PIB en 2016.

"El coste financiero de los presupuestos ya contaba con el crecimiento al alza de la deuda", explicó el ministro de Economía. "La evolución de la deuda está incorporada" a las previsiones, subrayó De Guindos.