(Ampl.) El tráfico aéreo mundial aumentó un 3,7% en febrero, según la IATA

Oficina de Prensa del Aeropuerto de Madrid-Barajas
El tráfico aéreo mundial registró en febrero un aumento del 3,7%, por encima de la oferta de las compañías aéreas durante dicho mes (+1%), según las cifras proporcionadas por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que destaca la aceleración de la demanda ante la mejora de confianza empresarial, especialmente en mercados emergentes.



GINEBRA, 3 (EUROPA PRESS)



Esta mejora, que sigue al repunte del 2,7% en el arranque del año, sigue la tendencia registrada desde el mes de octubre del año pasado, "un punto de inflexión para los mercados de transporte aéreo".

De hecho, destacó que desde octubre de 2012 la demanda de pasajeros ha crecido un 9%, casi doble del ritmo de crecimiento en los primeros nueves meses del ejercicio.

"La demanda de transporte aéreo sigue aumentando el optimismo económico y la mejora de la confianza empresarial", afirmó Tony Tyler, director general y consejero delegado de la patronal aérea, que aglutina el 90% del tráfico internacional.

No obstante, advirtió de que en Europa el mercado sigue "rezagado", al tiempo que recordó que "el manejo de cuestiones como la crisis bancaria en Chipre recuerdan los profundos problemas en las economías de la eurozona".

En febrero, el tráfico de pasajeros en rutas domésticas creció un 3,9%, frente al aumento del 3,6% en las conexiones internacionales, con una oferta ligeramente superior del 0,8% y del 1,1%, respectivamente. Como consecuencia de ello, el factor de ocupación se situó en el 77,3%.

La IATA explicó que las aerolíneas están manejando "cuidadosamente" el ritmo de su oferta con el objetivo de mantener el nivel de ocupación, lo que está ayudando a la industria a seguir siendo rentable pese al incremento de los precios del combustible.

En el segundo mes del año, demanda internacional de pasajeros subió un 3,6% en comparación con el mismo período del año anterior, y un 0,9% en comparación con enero. La capacidad aumentó 1,1% en comparación con febrero de 2012 y de ocupación subió 1,8 puntos porcentuales hasta el 76,3%.

En cuanto al tráfico aéreo en los mercados nacionales, aumentó un 3,9% en febrero, principalmente por el auge de la demanda en China, frente al resto de mercados con descensos, a excepción de Australia, que creció un 2,2%. La capacidad subió levemente (0,8% y el factor de ocupación aumentó 2,3 puntos porcentuales hasta el 78,8%.

TENUE AUMENTO EN EUROPA.

Las compañías europeas registraron un tenue aumento del tráfico del 0,8% en febrero, pequeño crecimiento que se justifica ya que, en contra de la media, la demanda internacional no ha crecido desde octubre. El factor de ocupación se situó en el 76,5% en febrero, después de un ajuste importante de la oferta en torno al 2%.

Por contra, en Asia-Pacífico el tráfico de pasajeros aumentó un 4,5% en febrero, gracias al fuerte desarrollo del negocio en Asia. Con este "sólido rendimiento", la demanda asociada a los mercados emergentes en la región fue el mayor impulsor del crecimiento en el mercado internacional.

En Norteamérica, el tráfico aéreo de pasajeros apenas subió un 0,3%, pese a que los ingresos por viajero internacional aumentaron un 3% desde octubre. El coeficiente de ocupación se elevó al 76%, reflejo del retroceso del 4,6% de la oferta.

Las aerolíneas de América Latina experimentaron un aumento del 7% en febrero, con una oferta un 9,9% superior. Hay que destacar el factor de carga, que se situó en el 76,7%, 2,1 puntos porcentuales más, ante la fuerte demanda de las exportaciones de materias primas en países como Colombia, lo que también está contribuyendo al aumento de los viajes aéreos.

En África, las compañías aéreas registraron un crecimiento del 7,7% del tráfico de pasajeros en febrero, el segundo mayor aumento por regiones, con una capacidad un 3,9% mayor. En carga, se constata un incremento del coeficiente de ocupación, ya iniciado en 2012, hasta el 65,2%, 2,3 puntos porcentuales más. Este incremento está apoyado por un aumento de la demanda y también por "el rigor en la gestión de la capacidad".