AMP.- Feijóo, reelegido presidente de la Xunta, invita a los grupos a pactar "sumándose" a sus "soluciones"

Foto Crónidura
La oposición cuestiona su capacidad de gestión y pide medidas contra la crisis y no sólo para cumplir el objetivo de déficit


SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 (EUROPA PRESS)

Alberto Núñez Feijóo ha sido reelegido presidente de la Xunta con el "sí" de los 41 diputados que componen el Grupo Parlamentario del PPdeG, incluido él mismo, tras reiterar su disposición a pactar con los grupos de la oposición en la legislatura que acaba de comenzar en un discurso en el que se reafirmó en su intención de seguir aplicando las recetas de "austeridad y solvencia".

"Me gustaría que lo de hoy no fuese la carta de presentación de lo que van a hacer; si quieren sumarse a las soluciones, mi Gobierno estará a su disposición", ha invitado, especialmente al líder del PSdeG, después de las duras críticas que recibió de cada uno de los grupos de la oposición.

Sin embargo, la primera respuesta que ha obtenido el ya presidente de la Xunta fue el "no" de los 34 parlamentarios que integran los grupos de la oposición, que uno tras otro se levantaron para rechazar la investidura de Feijóo, ya que, según argumentaron en sus respectivas intervenciones, las políticas aplicadas en la pasada legislatura han traído más crisis a Galicia.

"¿Nos pide apoyo para lograr lo mismo, pero multiplicado por dos?", inquirió el presidente del Grupo Parlamentario Socialista, Pachi Vázquez, quien advirtió al mandatario autonómico de que "no" tendrá el respaldo de su formación "mientras se empeñe en ser el contable de Galicia, en vez del presidente de Galicia".

También el portavoz parlamentario de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras, llegó a plantear la posibilidad de que los populares recibiesen el apoyo de la coalición de Esquerda Unida y Anova, aunque él mismo concluyó que era "inverosímil", porque ello requeriría un "giro de 180 grados" en las políticas que han practicado hasta el momento.

De la misma forma, tampoco recabó el apoyo de los nacionalistas gallegos puesto que, como dijo su portavoz parlamentario, Francisco Jorquera, Feijóo "renunció" en el pasado a ejercer el "autogobierno" de Galicia y a reclamar más competencias que permitiesen aplicar políticas para salir de la crisis.

REITERA SU OFERTA PARA PACTAR

En este escenario, y tras las duras críticas recibidas, el ahora elegido mandatario gallego reiteró su oferta a los grupos de la oposición para pactar los asuntos de mayor relevancia para el país y advirtió de que no prevé centrar sus esfuerzos en pelear por entrar "en el podio de las descalificaciones".

"Sepan que yo me salgo de la carrera. Ahí las medallas serán para ustedes; para mí, el gobierno responsable y dar la cara", proclamó.

También el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, se sumó a las llamadas del presidente, e instó a la oposición a llegar a "algún grado" de entendimiento, "al menos en cuestiones básicas". En su opinión, los ciudadanos quieren ver esta escena, en vez de "todos los días disputas políticas".

SALIDA DE LA CRISIS

En el debate, Feijóo comprometió que su gobierno seguirá "blindando" a Galicia de "los hombres de negro", ya que continuará "pagando" no sólo a los propios parlamentarios, sino también "a los funcionarios, a los maestros y a las farmacias". Es, a su juicio, "el blindaje más importante del autogobierno que puede hacer un presidente autonómico".

De esta manera, rechazó la propuesta de "endeudarse más" ante las peticiones de la oposición de que llevase a cabo políticas para reactivar la economía, incluso abandonando la prioridad de cumplir el objetivo de déficit. "En eso consiste el gobierno; no en gastar, sino en administrar", sentenció en su intervención de cierre.

Frente a las promesas hechas por Feijóo, los grupos de la oposición han puesto en duda su fama de "buen gestor". A este respecto, Pachi Vázquez le emplazó a "no empecinarse" en ser "el apóstol del déficit cero" porque, le espetó, "ya sólo quedan el Tea Party, Aguirre y usted".

"¿A quién paga?, ¿a los parados, enfermos, escolares, viejos, discapacitados, enfermos?", se ha preguntado sucesivamente Beiras, quien tachó de "crimen político" dejar "desamparados a los ciudadanos más necesitados".

Mientras, Francisco Jorquera recriminó que las políticas de los populares provocan que "los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres"; e invitó al presidente autonómico a realizar "consultas" a los ciudadanos sobre los recortes, seguro de que no los aceptarían. "Deturpan la realidad", objetó Puy.

CORRILLOS Y FELICITACIONES

Los reproches de la oposición no impidieron que Feijóo recibiese una gran ovación de las bancadas populares nada más ser proclamado, por parte de la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, presidente de Galicia para esta IX Legislatura.

No faltaron en los abrazos posteriores ni sus más estrechos colaboradores, ni su familia --su madre y hermana-- o dirigentes populares como los presidentes de las diputaciones provinciales, alcaldes y portavoces en las Cortes, con los que posó para las cámaras.

De hecho, una de esas felicitaciones vino del dirigente pontevedrés Rafael Louzán, quien celebró, tras la investidura y ante la inmediata toma de posesión, que "este sábado empieza la esperanza de Galicia" para salir de la crisis.

Sin embargo, tal y como lamentó Pilar Rojo, los que no se acercaron a los corrillos de los pasillos del Hórreo fueron los miembros de los grupos de la oposición.

Con todo, el veterano socialista Ismael Rego, que ya no forma parte del hemiciclo, sí dio los parabienes a Feijóo, quien se dirigió a él como su "portavoz favorito". "De ti aprendí muchísimo", le reconoció el presidente al exdiputado lucense.

Precisamente, Rego, que acudió a las dos jornadas del debate de investidura, juzgó "muy previsible" la confrontación y observó una oposición "con cierta dificultad" frente a un presidente "que sale reforzado". "Yo me imagino que irá subiendo el nivel", ha augurado.