Almunia: "La integración de Banco Ceiss en Unicaja garantiza su viabilidad a largo plazo"

"La oferta vinculante de adquisición de Banco Ceiss por parte de Unicaja supone una buena noticia".

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha dicho que la oferta de adquisición de Banco Ceiss -resultante de la fusión de Caja España y Caja Duero- por parte de Unicaja Banco es una "buena noticia" porque garantizará la "viabilidad a largo plazo" de Banco Ceiss.

  

El Ejecutivo comunitario ha hecho pública su decisión de autorizar la modificación del plan de reestructuración de Banco Ceiss con el fin hacer posible su adquisición por parte de Unicaja Banco, una entidad que no ha recibido ayudas públicas sobre la crisis. Bruselas cree que esta integración es compatible con las normas de la UE sobre ayudas públicas.

  

"La oferta vinculante de adquisición de Banco Ceiss por parte de Unicaja supone una buena noticia, ya que dicha adquisición garantizará la viabilidad a largo plazo de Banco Ceiss, lo que constituye un objetivo fundamental de nuestra política de control de las ayudas estatales", ha dicho Almunia en un comunicado.

  

Frente a lo establecido en el plan de restructuración que Bruselas aprobó en diciembre del año pasado, que preveía que la aportación de capital público adoptara la forma de acciones ordinarias, el nuevo plan establece una aportación en forma de obligaciones contingentes convertibles (denominadas 'CoCos').

  

El importe de capital público, equivalente a 604 millones de euros, no variará. No obstante, en caso de que los propietarios de Banco Ceiss no acepten la oferta de Unicaja, las obligaciones contingentes convertibles se transformarán en acciones ordinarias. España ha asegurado que el banco se propone reembolsar íntegramente dichas obligaciones en un plazo máximo de cinco años y para lograrlo se han establecido una serie de incentivos.

  

Conforme a la decisión de diciembre de 2012, el nuevo plan de reestructuración garantizará un reparto satisfactorio de las cargas y una adecuada contribución del banco a la financiación de los costes de reestructuración. "En particular, se solicitará a los actuales accionistas que asuman cuantiosas pérdidas que, en la práctica, eliminarán su participación en el banco, y la mayor parte del capital híbrido se convertirá en capital en acciones tras un importante recorte de su valor", ha dicho la Comisión en un comunicado.

  

En consonancia con el plan de reestructuración anterior, Banco Ceiss centrará su actividad en la concesión de préstamos al sector minorista y a las pymes en sus principales áreas de implantación, es decir, la Comunidad de Castilla y León y la provincia de Cáceres.

  

Además, la entidad dejará de conceder préstamos a los promotores inmobiliarios y limitará su presencia en el sector mayorista, lo que contribuirá a reforzar sus situaciones de capital y liquidez y a reducir su dependencia de la financiación mayorista y de Banco Central.

  

Por otro lado, Banco Ceiss ha transferido su exposición en el ámbito inmobiliario a una sociedad de gestión de activos (SAREB), eliminando de este modo los riesgos de su balance. Por último, la entidad mejorará su estructura de costes en las mismas condiciones que las aprobadas en diciembre de 2012. En 2017, a más tardar, el balance de Ceiss se reducirá aproximadamente en un 30 por ciento en comparación con 2010.

Noticias relacionadas