Alerta entre los jóvenes: un 80% de los menores consume alcohol

Hay que trabajar con los jóvenes para que se reduzca "la permisividad hacia la celebración del botellón".

La consejera de Familia, Milagros Marcos, ha alertado de que el 80 por ciento de los menores de 18 años en España son consumidores de alcohol, lo que supone una cifra que considera "escandalosa".

  

Marcos, quien ha participado en Palencia en la 99 reunión interpersonal de Alcohólicos Rehabilitados de Castilla y León, se ha referido así a las cifras que recoge la última encuesta estatal en estudiantes de 14 a 18 años de Enseñanza Secundaria (Estudes), que además refleja que el porcentaje llega al 90 por ciento en el tramo de edad próximo a los 18 años y al 70 en el tramo de los 16 años.

  

Así, en la Comunidad se replican dos hábitos que se observan a nivel nacional, edad muy temprana de inicio del consumo, que se sitúa en los 13 años y medio, y baja percepción del riesgo para la salud ya que el 90 por ciento de los jóvenes encuestados considera que el consumo habitual de tabaco es peligroso y solo el 40 el del alcohol si es habitual.

  

"El 90 por ciento de los jóvenes considera sencillo adquirir alcohol aun cuando está prohibido por la Ley", ha explicado la consejera, quien ha aseverado que "el alcohol es el problema de consumo de drogas más elevado de la sociedad" y que cada vez está afectando a persones de menor edad.

 

BUSCAR ALTERNATIVAS

  

Así, Marcos ha manifestado la necesidad de luchar para que los más jóvenes cuenten con alternativas de ocio y sean capaces de disfrutar con otras actividades.

  

Para ello, la Junta se ha elaborado un Plan Estratégico de Lucha contra el Consumo de Alcohol en el que se han desarrollado iniciativas en campamentos o en el programa conciliamos.

  

De esta forma, 18 monitores juveniles, previamente formados, impartieron talleres de prevención en una treintena de campamentos para informar, concienciar y sensibilizar a más de 2.200 menores, de entre 12 y 16 años, de los riesgos que supone iniciarse en el consumo de alcohol.

  

"Necesitamos la implicación de toda la sociedad", ha indicado, ya que las instituciones solas no pueden cambiar el hábito social y ha añadido que hay que trabajar con los jóvenes para que se reduzca "la permisividad hacia la celebración del botellón".