Alcaldes del Valle Amblés pedirán reunirse con el Consejero de Sanidad ante "la intolerable reducción de médicos en el medio rural"

Según este grupo de alcaldes, el Área de Salud de Muñana se encuentra entre las zonas de Castilla y León más afectadas por los recortes en las plantillas de médicos aplicados en el medio rural, ya que en solo un año se han reducido un 37,5 por ciento, que supone disminuir muchos facultativos en muy poco tiempo.

Alcaldes y concejales de los municipios del Valle Amblés afectados por la reducción de médicos materializada en el Centro de Salud de Muñana, que ha visto recortada su plantilla de facultativos al pasar de 8 a 5, han acordado dirigirse por escrito al consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, para solicitarle una reunión “a la mayor brevedad posible” y con el fin de trasladarle su “absoluto rechazo” a que el medio rural “pague los platos rotos de la llamada reordenación del sistema de atención primaria de CyL”.

 

Así lo han decidido estos representantes municipales en diversas conversaciones y una reunión celebrada el pasado 28 de diciembre, en la que alcaldes y ediles de diez de los quince municipios afectados por el citado recorte de facultativos analizaron y evaluaron las explicaciones ofrecidas en este sentido por el Gerente de Atención Primaria el pasado 19 de diciembre, concluyendo “por unanimidad” que resulta “inaceptable” que, en menos de un año, los médicos que atienden a la población de la mitad del Valle Amblés se hayan reducido un 37,5 por ciento.

 

El referido encuentro de representantes municipales sirvió también para estudiar otros casos similares que se vienen produciendo en la Comunidad autónoma desde que, en el año 2012, el consejero de Sanidad anunciara la reorganización de la Atención Primaria del sistema de atención primaria de CyL, afectando en una primera fase a 83 plazas de médicos y 38 en una segunda, en ambos casos siendo trasladadas dichas plazas del medio rural a áreas de salud urbanas.

 

Al respecto, los alcaldes y concejales que participaron en la reunión del 28 de diciembre se mostraron “partidarios de la necesaria racionalización, eficiencia y optimización de los recursos públicos disponibles en el sistema sanitario”, pero coincidieron en que “de ninguna de las maneras” están dispuestos a tolerar que el medio rural “sufra las consecuencias de la mala gestión que han realizado en los últimos años las autoridades sanitarias”.

 

 

Y es que, según pudieron comprobar en la reunión celebrada, por los datos que se manejan, el Área de Salud de Muñana se ha convertido en una de las zonas de Castilla y León más afectadas por el recorte de médicos, ya que en solo un año se han reducido un 37,5 por ciento, que supone “disminuir muchos facultativos en muy poco tiempo”.

 

Por ello, los alcaldes y concejales participantes en el encuentro acordaron “llevar a cabo todo tipo de movilizaciones de protesta, invitando a sumarse a las mismas a todos los ayuntamientos afectados”, así como “apoyar cuantas iniciativas impulsen los vecinos del Valle Amblés que ven mermados sus derechos y tomar cuantas iniciativas estimen conveniente desde los consistorios como medida de presión para lograr revertir la decisión”.

 

De este modo, después de que el Gerente de Atención Primaria afirmara que la situación es “irreversible” por una decisión de Valladolid que trasciende a la capacidad de decisión de las autoridades sanitarias de Ávila, entre las acciones acordadas se encuentra enviar una carta al consejero de Sanidad solicitándole una entrevista “”lo más pronto que pueda, para exponerle en persona las reivindicaciones sanitarias de los habitantes del Valle Amblés”.

 

En dicho encuentro, también habrá oportunidad de transmitir al consejero que los alcaldes y concejales de los municipios afectados no van a cejar en su obligación de defender los derechos de los vecinos del medio rural, toda vez que, por mucho que la Delegación Territorial de la Junta trate de convencer a la sociedad abulense, la situación a la que se ha llegado no entra dentro de la normalidad, pues el trabajo que efectuaban 8 médicos no puede ser el mismo que realizan 5.

 

En contra de lo que sostiene la Delegación Territorial, los alcaldes y concejales han negado una vez más que las demandas obedezcan a manejos políticos del PSOE y han reiterado que estas reivindicaciones cuentan con el respaldo de ediles de partidos de diverso signo político”.

 

“Independientemente de la formación política a la que pertenezcamos, nos debemos a nuestros convecinos y no podemos permanecer de brazos cruzados ante el atropello que supone para la atención sanitaria del medio rural los recortes en las plantillas de médicos”, han apuntado, antes de insistir en que se están limitando a “canalizar la preocupación y la inquietud” que ha generado entre los vecinos una decisión que les produce rechazo por las negativas consecuencias que trae consigo para un servicio público como la Sanidad.