Alcalde de Córdoba sellará el lunes un acuerdo institucional para impulsar la colaboración entre la ciudad y Roma

José Antonio Nieto
El alcalde quiere recuperar la vinculación histórica entre ambas ciudades, para ello en el Carnevale Romano estará 'Córdoba Ecuestre'


CÓRDOBA, 11 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, sellará el lunes en Roma con su homólogo romano, Giovanni Alemanno, un acuerdo institucional a través del cual se inicia una nueva etapa de colaboración y vinculación entre ambas ciudades.

Según informa el Ayuntamiento en una nota, el primer reflejo de esa etapa de colaboración que recupere la vinculación entre la capital cordobesa y la romana será la presentación del Carnevale Romano, en el que Córdoba figura como ciudad invitada. Esta primera cita de colaboración se enmarca dentro de un ambicioso proyecto de colaboración que se desarrollará a lo largo de los próximos años.

José Antonio Nieto participará el lunes en la presentación oficial del Carnavale Romano, cita en la que tendrá un papel destacado 'Córdoba Ecuestre', que ofrecerá su espectáculo 'Pasión y Duende del Caballo Andaluz' en la Piazza del Popolo los días 9 y 10 de febrero y se volverá a repetir el día 12 como acto de clausura de las celebraciones carnavalescas en la capital italiana.

Esta fiesta mantiene desde tiempos del Papa Pablo II su desarrollo en el mismo entorno de la Via del Corso, donde evolucionarán los caballos cordobeses. La plasticidad de este carnaval, junto con la monumentalidad del marco en que se celebra, ha sido objeto de atención por destacados pintores y escritores como Goethe, Gogol, Stendhal, Dickens o Dumas.

El encuentro del próximo lunes entre Nieto y Alemanno es el arranque de una mutua colaboración que se desarrollará durante los próximos años entre dos municipios vinculados desde hace más de dos milenios. El pasado romano de Córdoba se remonta a su fundación por el pretor Marco Claudio Marcelo en el siglo II antes de Cristo. Posteriormente, adquirió el rango de Colonia Patricia, por el que dependía directamente del Senado y no del emperador.

Su momento de mayor esplendor coincidió con su designación como capital de la Bética, una de las más importantes provincias del imperio. Las huellas de este periodo permanecen aún en la ciudad y constituyen uno de sus más potentes atractivos culturales y turísticos. La Corduba romana fue visitada dos veces por Julio César y padeció directamente los efectos de la victoria de éste frente a los seguidores de Pompeyo.