Al menos 25 reporteros y unos 70 'periodistas ciudadanos' han muerto en Siria durante el conflicto, según RSF

Denuncia que los reporteros son atacados tanto por las fuerzas gubernamentales como por la oposición, especialmente los islamistas


MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Al menos 25 periodistas profesionales, seis de ellos extranjeros, y unos 70 'periodistas ciudadanos' han muerto en Siria desde que comenzó el conflicto en marzo de 2011, según ha denunciado este jueves Reporteros sin Fronteras (RSF), subrayando que este país es actualmente "el más peligroso" del mundo para esta profesión.

En estos momentos, según RSF, un total de catorce periodistas extranjeros y más de 60 reporteros y 'periodistas ciudadanos' sirios están detenidos o han desaparecido tras ser detenidos o secuestrados. Según la ONG, el Gobierno de Bashar al Assad lleva a cabo una "persecución sin descanso contra los informadores, a los que considera testigos no deseados" de lo que está sucediendo en el país.

No obstante, ha advertido, los informadores están siendo atacados por todas las partes, no solo el Ejército regular, sino también la oposición, que "es cada vez más responsable de abusos contra periodistas tanto extranjeros como sirios".

En este sentido, ha denunciado los arrestos y secuestros de reporteros por parte de los grupos armados, en especial el Frente al Nusra o el Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL, un grupo vinculado a Al Qaeda). De hecho, según RSF, la mayoría de los abusos contra periodistas documentados en los últimos meses han sido obra del ISIL, "que quiere imponer su ley en los territorios que controla".

En su informe, RSF documenta numerosos casos de arrestos y desapariciones de reporteros mientras cubrían los enfrentamientos que en los últimos meses han mantenido estos grupos con fuerzas leales al régimen de Bashar al Assad, especialmente el Frente al Nusra, por el control de algunas zonas de Siria. En algunos casos, los periodistas fueron liberados días después pero otros siguen en paradero desconocido.

COMITÉS LEGALES

La organización también ha manifestado su preocupación por los crecientes arrestos por parte de los 'Hayah al Shareia' o 'comités legales' establecidos por estos grupos para administrar justicia en las zonas bajo su control. Según RSF, cada grupo crea una fuerza policial, tribunales y prisiones en el territorio bajo su mando.

En el caso de Alepo, los grupos rebeldes que se hicieron con el control del este de la provincia establecieron en septiembre de 2012 el Tribunal Unido con el objetivo de crear una nueva administración civil y para castigar el maltrato a civiles por parte del Ejército Libre Sirio (ELS), la principal fuerza armada de oposición.

Sin embargo, desde entonces, las divisiones entre los distintos grupos y la salida del acuerdo por parte del Frente al Nusra, han provocado que surjan a su vez otros tribunales al margen, por lo que en la zona conviven varios sistemas judiciales que aplican la ley de forma diferente en función de quién los controle. Todo ello tiene como consecuencia, según RSF, "decisiones arbitrarias" tanto en las detenciones como en las sentencias.

ACTUACIÓN DEL GOBIERNO

En cuanto al Gobierno sirio, varios 'periodistas ciudadanos' y otros activistas de la información han sido abatidos por el Ejército regular en los últimos tres meses mientras recababan información, mientras que también han continuado las detenciones de informadores.

RSF pone de relieve el caso del juicio contra Mazen Darwish, director del Centro Sirio para los Medios y la Libertad de Expresión (SCM) y galardonado con el premio a la libertad de prensa de la ONG en 2012, y dos de sus empleados, que se reanudó la semana pasada. Los tres se enfrentan a quince años de cárcel por "dar publicidad a acciones terroristas" en virtud del artículo 8 de la ley antiterrorista promulgada por Al Assad en 2012.

Según esta organización internacional, "los cargos constituyen claramente una violación de la libertad de información". En concreto, se acusa a los imputados de monitorizar información colgada en internet por la oposición siria, publicar información sobre Derechos Humanos y la situación de la prensa en el país, y documentar el número y los nombres de los detenidos, desaparecidos, buscados o fallecidos desde el inicio de la revuelta.

Así las cosas, RSF ha recordado a "todas las partes en el conflicto que, como todos los civiles, los profesionales de los medios de comunicación están protegidos por las convenciones internacionales y no deben ser atacados o detenidos mientras cubren una guerra que ya ha costado la vida a más de 100.000 personas".