"Al final, ha pasado"

Padres y monitores aseguran que los chicos tenian miedo

Gonzalo Nieto, padre de una de las chicas heridas en el accidente del jueves, ha asegurado que en varias ocasiones se habían presentado quejas hacia el conductor del autobús, acusado de un presunto delito de homicidio imprudente.

Nieto ha mostrado su indignación frente a la iglesia de San Cipriano, donde se estaba oficiando el funeral por la adolescente fallecida en el siniestro, asegurando que "deberían ir mås chicos en el autobus, pero tenían miedo" por la, parece ser, habitual conducción temeraria. Afirma ademås que uno de los chicos, de 18 aùos, que viajaba detrås en su turismo, llegó a decirle "al final tenía que pasar".

El padre de la accidentada ha cargado las tintas contra la representaciĂłn institucional asegurando que "es lamentable que los polĂ­ticos sĂłlo se pongan a trabajar cuando hay dolor humano de por medio". Se ha mostrado escĂŠptico con las muestras de solidaridad recibidas de las distintas administraciones y se ha preguntado "cuando dentro de un aĂąo esto no sea mĂĄs que un montĂłn de papeles en un despacho, a ver que soluciĂłn le damos a este sufrimiento".

Gonzalo Nieto, cuya hija sigue ingresada con una vertebra fracturada y aplastamiento de columna, ha subrayado que "esto se podría haber evitado".