Afectados por las hipotecas acusan a miembros del PP avilesino de "burlarse y reírse de ellos" en la comida en la calle

Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) acusan al presidente del PP de Avilés (Asturias), Joaquín Aréstegui, de "faltar a la verdad", tras denunciar públicamente el "acoso y hostigamiento" por parte de este colectivo durante la celebración de la comida en la calle, en las fiestas de El Bollo de Avilés. El colectivo ofrece otra versión, y asegura que fueron los miembros de la Junta local 'popular' los que los despreciaron y se rieron de ellos desde su sede, incluso mostrándoles botellas.
OVIEDO, 2 (EUROPA PRESS)



A través de un comunicado, la PAH afirma que el lunes acudieron a Avilés "para participar en un pasacalles denunciando los desahucios y para realizar un escrache informativo a la diputada avilesina del PP en el Congreso, Carmen Rodríguez Maniega, que había confirmado su asistencia a la misma".

La PAH insiste en que decidió realizar esta acción "al no recibir ningún tipo de respuesta ni compromiso por parte de los Diputados del PP sobre su voto favorable a la ILP por la reforma de la ley hipotecaria". "Entendemos que con la presentación de la ILP hemos agotado todas las vías posibles para modificar la ley hipotecaria, y dado que los diputados no responden a nuestras cartas ni acuden a nuestra llamada al diálogo, nos vemos obligados a ir a explicárselo allá donde se encuentren", matiza el comunicado.

Según explica la PAH, "tras encontrar a Joaquín Aréstegui y acercamos a él manteniendo cierta distancia, el PP decide esconderse en su sede durante la comida en la calle, demostrando que prefiere esconderse a ver la realidad".

"Debido a que la diputada Carmen Rodríguez Maniega no aparecía públicamente como en años anteriores, decidimos acercarnos a la sede del PP", matiza la nota, para explicar que, en dicho local, "estaban dentro comiendo, por lo que decidimos quedarnos durante aproximadamente una hora, frente a sus ventanas". "Ante nuestras denuncias y peticiones de ayuda, la única respuesta desde la sede del PP fue llamar a la policía, salir a las ventanas a reírse y sacarnos fotos e incluso mostrarnos botellas", aseguran.

"Sus risas y el desprecio mostrado durante la mañana de ayer nos deja claro que no quieren escucharnos, porque esas risas y ese desprecio iban dirigidos a las miles de vidas en juego, a las familias que viven el drama diario de verse en la calle y al casi millón y medio de firmas recogidas a favor de la ILP", concluye el comunicado.