AENA reacciona al chantaje aéreo con 442 expedientes disciplinarios

AENA ha abierto 442 expedientes disciplinarios a los controladores que el sábado abandonaron sus puestos de trabajo. Muchos de ellos ya han sido notificados, según manifestó ayer el ministro de Fomento, José Blanco.
EFE

El titular del departamento insistió en una rueda de prensa en que los controladores han actuado de una forma “irresponsable” y que ello no puede quedar impune, por lo que deben recibir las sanciones oportunas registradas en la Ley. El ministro realizó estas declaraciones en una intervención en la sede de Fomento para evaluar la situación provocada por el plante de los controladores aéreos, que motivó el cierre del espacio aéreo español durante 18 horas, según sus datos, y la declaración del estado de alarma por primera vez en la democracia.

Asimismo, Blanco reiteró que las negociaciones con USCA (Unión Sindical de Controladores Aéreos) o con los controladores por el convenio colectivo no se van a retomar hasta que se acabe el estado de alarma dictado el sábado por el Gobierno, que en un principio es por una duración de quince días. La aplicación de las sanciones es algo, según Blanco, que está pendiente de la investigación judicial que se llevará a cabo. El ministro de Fomento añadió que la apertura de un expediente disciplinario puede suponer desde su archivo, hasta el despido definitivo, pasando por una suspensión de empleo y sueldo.

Según Blanco, los expedientes han sido abiertos contra aquellos trabajadores que adujeron enfermedad para no incorporarse a su puesto de trabajo sin que fueran presentados los justificantes oportunos, así como también a aquellos, entre otros, que no fueron a trabajar porque defendían que ya habían cumplido las horas que dicta la ley. Blanco incidió en que tiene la “sensación” de que la USCA pudo estar por detrás del abandono masivo de los puestos de trabajo de los controladores, algo que desde el sindicato se ha negado, pero quiso aclarar que es una “sensación” y que no “tengo ningún elemento al respecto”, y admitió que “uno no se debe dejar llevar por las sensaciones”.

Será, a juicio del ministro, la investigación judicial la que dictamine si se trata de una actuación encubierta de USCA, o si se ha sido una reacción espontánea de los controladores. Blanco defendió que las medidas adoptadas el viernes con el Real Decreto-Ley de medidas económicas en el que se incorporaba la regulación de la cantidad de horas máximas que deben trabajar anualmente un controlador, e indicó que “se ha demostrado que eran oportunas y acertadas”.

Respecto a las críticas al Gobierno, dijo que no quería entrar en ellas porque “mi única preocupación es la situación de los ciudadanos que se han visto implicados estos días en la actuación de los controladores”.