Adif subasta 373 viviendas repartidas por toda España, alguna de ellas en Ávila

La venta de activos prevista para esta semana contempla la subasta de 373 inmuebles, entre viviendas, locales comerciales, plazas de garaje y trasteros, que se han organizado en 231 lotes. Su precio de salida oscila entre los 1.020 euros de un trastero y los 765.000 euros de un local comercial.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) venderá esta semana, a través de una subasta pública, un total de 373 inmuebles repartidos en distintas provincias que incluyen viviendas, locales, plazas de garaje y trasteros, según informó el ente público.

 

   La operación se enmarca en el plan de racionalización de activos que lleva a cabo la compañía ferroviaria del Ministerio de Fomento, con la que pretende vender un total de 1.500 inmuebles hasta fin de año. También subasta varias estaciones en desuso para el servicio ferroviario.

 

   La venta de activos prevista para esta semana contempla la subasta de 373 inmuebles, entre viviendas, locales comerciales, plazas de garaje y trasteros, que se han organizado en 231 lotes.

 

   Su precio de salida oscila entre los 1.020 euros de un trastero y los 765.000 euros de un local comercial, y están ubicados en Alicante, Águilas (Murcia), Jerez de la Frontera (Cádiz), Valencia, Ávila, Valladolid, Oviedo, Pamplona, Pontevedra, Ciudad Real, Zaragoza, Miranda de Ebro (Burgos), Peñaranda de Bracamonte (Salamanca), Tomelloso (Ciudad Real), Xátiva (Valencia) y Calatayud (Zaragoza).

 

   Adif ha encomendado la organización de la subasta pública a la sociedad estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio (Segipsa). Las pujas se celebrarán en Madrid los próximos días 22, 23 y 24 de octubre. También se pueden presentar ofertas por escrito y enviadas por correo.

 

   Con este plan, Adif, busca mejorar la eficiencia en la gestión de estos activos inmobiliarios, generar ingresos y reducir costes, según detalló el ente público en un comunicado.

 

   Este plan busca además poner en valor el patrimonio inmobiliario de la empresa pública que no forma parte sustancial e imprescindible para el desarrollo de su actividad, además de ofrecer viviendas a sus actuales inquilinos y optimizar el uso de los espacios y dependencias de carácter interno.