Acuerdo para la quema de rastrojos de los cultivos de cereal

ASAJA participó este lunes en el Consejo Regional Agrario en el que se acordó el Plan Fitosanitario Medioambiental que permitirá la aprobación inminente de una Orden para poder quemar rastrojos en un 25% de los cultivos de cereal declarados en la PAC a título individual por cada agricultor.

Se trata de un Plan que se extenderá a lo largo de cuatro años y que va a estar sujeto a una evaluación permanente pero que permitirá reducir el uso de químicos en el campo para acabar con las plagas y ahorrar costes al agricultor.


De este modo, en las comarcas cerealistas, cada agricultor podrá quemar una superficie máxima del 25% y la acción se efectuará en el momento en el que el riesgo de incendios sea bajo. En definitiva, no se ha fijado una fecha concreta sino que simplemente la Orden de Agricultura estará lista para ser publicada en el momento en el que Medio Ambiente diga que el riesgo es mínimo y, por lo tanto, esa fecha variará cada año en función de la climatología.


En esta Orden se regularán varias cuestiones como el material necesario, los metros que hay que dejar de cortafuegos o la necesidad de que estén presentes tres personas en el momento de la quema. Además, habrá que poner la solicitud en conocimiento del Ayuntamiento y de la delegación territorial y si en cinco días no ha habido respuesta negativa, la autorización será efectiva.
Aunque desde ASAJA se valora positivamente esta medida, se han presentado algunas alegaciones al borrador de la orden relativas, sobre todo, a simplificar los trámites de la autorización y a la forma en la que debe realizarse la quema sobre el terreno.

 

Entre las alegaciones de ASAJA se encuentra que el máximo de superficie a quemar por explotación sea más elevado del 25 por ciento que recoge el borrador de la orden. Además, se reclama que desde el 1 de octubre se pueda quemar cualquier día de la semana, o al menos que se autoricen quemas en sábado puesto que es un día hábil en el campo. También se ha solicitado que sea suficiente con estar presentes dos personas, en vez de tres, y que se racionalicen las condiciones de los cortafuegos.

Noticias relacionadas