Acuerdo para la creaciĂłn de una red nacional de centros de acogida

En la provincia de Ávila existe algún centro de estas características

Las comunidades autĂłnomas que han participado esta semana en CĂĄceres el Encuentro Nacional de Casas de Acogida de Mujeres han acordado la creaciĂłn de una red nacional que conecte estas instalaciones, en las que se encuentran las vĂ­ctimas de la violencia de gĂŠnero de manera temporal.

SegĂşn explica el Gobierno regional en una nota, esta fue una de las "tareas" que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, encomendĂł el pasado lunes a los participantes en este encuentro durante la inauguraciĂłn de este foro. Cabe recordar que se trata de un encuentro en el que se han dado cita mĂĄs de 130 profesionales de 16 comunidades autĂłnomas.

"Es una tarea compleja, pero cuenta con ejemplos de buenas prĂĄcticas como la red de casas de acogida puestas en marcha por algunas comunidades autĂłnomas o el convenio de colaboraciĂłn firmado entre AragĂłn, AndalucĂ­a, Castilla y LeĂłn, Baleares y CataluĂąa con esta misma filosofĂ­a", segĂşn explica el Ejecutivo regional.

Foro casas de acogida

Este foro, que se ha celebrado en CĂĄceres a propuesta del Instituto de la Mujer de Extremadura, ha servido para reflexionar sobre el trabajo realizado en el apoyo y asistencia a las vĂ­ctimas del maltrato.

En el mismo se ha analizado la realidad social, se han conocido los compromisos que se estĂĄn asumiendo desde distintas administraciones y se han expuesto planteamientos metodolĂłgicos y tĂŠcnicos.

En cuanto al anĂĄlisis de la realidad, se ha constatado que la violencia de gĂŠnero es un fenĂłmeno "muy extendido", tanto en el tiempo como en el espacio, y se observa en todas las culturas, "aunque existen diferencias notables en cuanto a su intensidad".

Las participantes han valorado que se ha creado un espacio legal que refuerza las polĂ­ticas pĂşblicas de igualdad y lucha contra la violencia de gĂŠnero.

Sin embargo, han advertido de que la fortaleza de este espacio "depende mucho de decisiones polĂ­ticas, respecto a la prioridad que se otorga a estas polĂ­ticas y su lugar en la agenda pĂşblica".

No obstante, aclaran que tambiĂŠn hay que trabajar desde todas las esferas sociales, dado que "todavĂ­a permanecen improntas muy fuertes que dan valor hegemĂłnico a la hipermasculinidad".

Respuestas institucionales

En las dos jornadas de debate se han analizado tambiĂŠn los pasos que desde los diferentes poderes se estĂĄn dando en la lucha contra la violencia de gĂŠnero.

En el caso del legislativo, aplauden que se estĂŠn planteando reformas del CĂłdigo Penal para incorporar la calificaciĂłn de delito relacionado con la violencia de gĂŠnero a los hostigamientos, los matrimonios forzosos, y el acoso y abuso sexual tanto directo como a travĂŠs de las redes sociales.

Por parte del Ejecutivo, se explica en la nota, se trabaja en una Estrategia Nacional contra la Violencia de GĂŠnero, que se centrarĂĄ en cuatro ejes, relativos a la ruptura del silencio, el mejor conocimiento de la realidad de la violencia de gĂŠnero y la coordinaciĂłn y la focalizaciĂłn de la asistencia a las mujeres vĂ­ctimas y menores expuestos a la violencia de gĂŠnero.

En este punto, el Gobierno extremeĂąo ha dado a conocer la creaciĂłn de una red de 22 pisos tutelados en las ciudades de Badajoz, CĂĄceres y Plasencia.

Trabajo tĂŠcnico

Este encuentro nacional ha constituido ademĂĄs una oportunidad para que profesionales del ĂĄmbito de la igualdad de oportunidades y la violencia de gĂŠnero intercambien experiencias.

Todos ellos han coincidido en la necesidad de dar continuidad a este tipo de encuentros -el Ăşltimo se desarrollĂł en la ciudad asturiana de AvilĂŠs en 2004- si se quiere construir una autĂŠntica red nacional y si se desea conocer los recursos que estĂĄn operando en el territorio.

Las distintas intervenciones han puesto de relieve numerosos puntos en comĂşn y tambiĂŠn han reflejado la diversidad de los recursos existentes, lo que se traduce en importantes diferencias en cuanto a infraestructuras, perfiles profesionales, beneficiarias e incluso metodologĂ­as.

Pero sobre todo se ha comprobado que a pesar de las diferencias hay un gran nĂşmero de cuestiones que se abordan desde estrategias similares o que ocupan un lugar parecido en las proyecciones de futuro.

Se ha informado ademĂĄs de un descenso del nĂşmero de personas acogidas, un hecho que "lamentablemente" no se atribuye a una caĂ­da de los casos de violencia de gĂŠnero. TambiĂŠn se ha comprobado que los menores se han convertido en un foco de atenciĂłn primordial en el trabajo diario.

Por Ăşltimo, los ponentes y participantes han coincidido en la importancia de trabajar en cuatro ĂĄreas, la psicolĂłgica, la jurĂ­dica, la social y la educativa a travĂŠs de un tratamiento integrador.