Absueltos los cinco acusados de increpar al alcalde de Valladolid en 2008 durante una exposición del Modus

El fallo aplica la prescripción de los hechos como consecuencia de la acción extemporánea del fiscal a la hora de recurrir


VALLADOLID, 25 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 1 de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria en el caso de cinco personas que en 2008, durante la exposición en la Plaza Mayor del vehículo Renault Modus, protestaron ante el alcalde por el despido de un trabajador de la compañía del rombo y, a su vez, delegado del sindicato Trabajadores Unidos.

El fallo absolutorio dictado por la juez titular contrasta con la petición de un año de cárcel y multa de 300 euros que el fiscal interesaba para J.I.C, de 56 años, por delito de atentado y una falta de lesiones y los 600 euros, por una falta contra el orden público, solicitados para el resto de imputados, E.M.G, D.A.M, T.G.V y A.T.J, de 58, 48, 66 y 53 años, respectivamente, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Además, la acusación pública había pedido que el primero de los acusados, J.I.C, indemnizara a un agente de la Policía Municipal con 600 euros por los días en los que permaneció de baja a resultas de su supuesta agresión y con otros 43 euros por los daños en un reloj.

HECHOS PRESCRITOS

La absolución, que estima la cuestión previa planteada en el juicio por la defensora del principal imputado, se basa en que el Ministerio Fiscal, que consideraba los hechos como delito de atentado, interpuso en su día fuera de plazo su recurso de reforma contra el auto del Juzgado de Instrucción 6 que calificaba los hechos como falta, así como en la prescripción de las supuestas faltas que pudieran haber cometido los cinco encausados.

Los hechos objeto de la presente causa se registraron sobre las 12.30 horas del 29 de febrero de 2008 en la Plaza Mayor de Valladolid durante la presentación del Renault Modus cuando un grupo de personas entre las que se encontraban los imputados, durante la concentración solidaria convocada ante el despido de un empleado y delegado sindical de Trabajadores Unidos en dicha compañía automovilística, increpó al alcalde, Francisco Javier León de la Riva.

El Ministerio Fiscal imputó a uno de los participantes, J.I.C, haberse empleado de forma violenta contra uno de los agentes de la Policía Municipal que escoltaban al alcalde, mientras que consideraba probado que el resto de acusados profirió contra los agentes gritos del tipo 'Nazis, cabrones, hijos de puta' o 'Ya nos veremos en la calle sin uniforme'.

Las defensas de los aludidos, por contra, sostienen que fueron los policías los que se emplearon de forma violenta, sin motivo alguno, cuando los concentrados se retiraban del lugar de los hechos, a resultas de lo cual dos de los propios imputados, J.I.C. y T.G.V, sufrieron distintas lesiones. Aunque ambos interpusieron denuncia por lo ocurrido, ésta fue finalmente archivada.