Abierto el plazo de inscripción para Venero Claro hasta el 16 de junio

José Manuel Espinosa y Pablo Luis Gómez, durante la presentación de la edición 2014 de Venero Claro.

La colonia de Navaluenga volverá a abrir sus puertas este verano fruto del acuerdo de colaboración entre Bankia y la Fundación Caja de Ávila para acoger los campamentos en dos turnos, del 16 al 27 de julio, y del 30 de julio al 10 de agosto, con un total de 400 plazas destinadas a los hijos de los clientes de la entidad bancaria.

El director de negocio de empresas norte de Bankia, José Manuel Espinosa, y el presidente de la Fundación Caja de Ávila, Pablo Luis Gómez, han presentado, han presentado un año más la puesta en marcha para este verano del campamento de verano de Venero Claro, un clásico de nuestra provincia que surge del acuerdo de colaboración entre ambos y que está destinado a los hijos de los clientes de la entidad bancaria, y han anunciado que ya está abierto el plazo de inscripción, que se alargará hasta el 16 de junio.

 

Este año, la colonia de Venero Claro contará con 400 plazas destinadas a niños con edades comprendidas entre los nueve y los doce años, ambos incluidos y que se repartirán en dos turnos: el primero de ellos del 16 al 27 de julio, y el segundo, del 30 de julio al 10 de agosto.

 

Los interesados podrán ir a inscribirse a cualquiera de las oficinas de la entidad y los precios de este año serán de 135 euros para aquellos niños que acudan la primera vez a la colonia, y de 285 euros, para los que repitan, tanto por segunda vez como otras sucesivas, en caso de que no se cubrieran las plazas con los niños que se estrenan. Hasta el momento, según señaló Espinosa, ya son 300 las solicitudes que se han recibido.

 

Según explicó Espinosa, “estos campamentos son fruto de la cercanía y el compromiso entre la fundación y Bankia, y desde la entidad ha sido fácil hacer ver y apoyar este tipo de iniciativas”. Además, añadió que para la entidad bancaria “el sector de los niños y de los jóvenes es uno de los que más atiende y de ahí surgen iniciativas como Venero Claro”.

 

Espinosa destacó que Venero Claro “es muy especial por el entorno y por las actividades que allí se realizan y en el que se trabaja con un gran equipo de profesionales, por lo que los niños salen de con un recuerdo que jamás olvidan”, con unas “vivencias que hoy más que nunca comparten padres e hijos, porque ya son muchos los niños que están yendo a Venero Claro cuyos padres ya vivieron a su edad esa experiencia”. Además, quiso destacar que “el campamento es un generador económico para Navaluenga y su entorno por el flujo de actividad y de visitas” y “hay que destacar los puestos de trabajo que también se crean”.

 

Sobre la colonia y su funcionamiento, Espinosa agregó que “se sigue llenando de contenidos que todos los años cada vez la hacen más atractiva. Ya empezamos el año pasado introduciendo el tema del inglés, no con una inmersión total, pero sí aportando a los chicos conocimientos sobre este idioma. Se desarrollan además quince talleres de diferentes actividades, además de las actividades deportivas, lo que aporta un plus de formación y educación; y al final se trata de una experiencia “entretenida y divertida para los niños”. Con todo ello, finalizó, “la colonia de Venero Claro está entre las mejores de España”.

 

Por su parte, Gómez comentó el interés de la Fundación Caja de Ávila por “rentabilizar al máximo nuestras instalaciones” y destacó al respecto que “en el pasado año se realizaron cinco campamentos, hubo dos de Bankia y otros organizados por la Junta de Castilla y León y por Pronisa, y este año haremos algo parecido. Ya se ha iniciado la actividad en Venero Claro esta semana pasada con un campamento de ocho días de duración en el que han estado casi cien niños de Madrid en un campamento de inmersión lingüística en inglés y ha sido una experiencia muy positiva que esperemos que se repita en los próximos años”.