Abatido un ejemplar de lobo en el término municipal de Tornadizos de Ávila

Ejemplar de lobo ibérico./ Archivo

La patrulla de seguimiento de fauna de la Junta de Castilla y León abatió en la noche del jueves un ejemplar de lobo macho en el término municipal de Tornadizos de Ávila, el tercero que se mata en lo que llevamos de año.

El animal, un lobo macho, fue abatido previa autorización de la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, ha indicado la Junta.

 

El objetivo es "reducir los ataques al ganado y disminuir la conflictividad social ante la reiteración de daños al ganado que se venían produciendo en los últimos meses" en los términos municipales de Ávila, Tornadizos de Ávila, El Herradón, Santa Cruz de Pinares, El Barraco y Riofrío.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León "siempre ha puesto de manifiesto la necesidad de conservar el lobo como especie y que, por tanto, debe hacerse compatible su presencia con la gestión y aprovechamiento ganadero".

 

Sin embargo, ha apuntado que ello "no impide" que, "como manifiestan los expertos, en determinadas zonas donde los daños sean abundantes y su presencia especialmente conflictiva se pueda actuar sobre ella para reducir su presencia y, por tanto, los ataques al ganado, al mínimo posible".

 

Las patrullas de seguimiento de fauna de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente son unas patrullas especializadas, encargadas de las tareas de seguimiento de la especie y de la adopción de los controles oportunos cuando estos son precisos y posibles, previa autorización de la Consejería.

 

La decisión de eliminar un ejemplar "se toma en el marco de las excepciones de la Directiva Hábitat de la Unión Europea y de la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad", por lo que la actuación "se ha realizado de manera excepcional y como complemento a las medidas que ya se vienen poniendo en práctica para compatibilizar la existencia de la especie al sur del Duero con la actividad ganadera".